Política y Economía
FRENTE DE TODOS

Así fue la cena de Cristina Kirchner en la Residencia del Gobernador

Axel Kicillof fue el anfitrión de un asado para 32 dirigentes del Frente de Todos, luego del acto de Cristina Kirchner. Seguridad e ingresos, temas centrales.

Mientras la militancia volvía poco a poco a los distintos puntos del conurbano y del interior bonaerense, desde donde se había movilizado para escuchar a Cristina Kirchner, los mozos de la Residencia oficial preparaban la mesa para el asado con el que el gobernador Axel Kicillof agasajó a varios intendentes, funcionarios, y que contó con la única oradora en el Estadio Ciudad de La Plata como comensal de lujo.

Según pudo confirmar INFOCIELO, fue ella quien recibió a los diferentes intendentes, que se sorprendieron al encontrarla allí. La cena duró más de tres horas, y giró en torno al acto, que reunió alrededor de 65.000 personas entre militantes, funcionarios, dirigentes y la prensa. Hubo espacio entre pieza y pieza de asado para destacar la "prolija organización" de un evento masivo y que configuraba todo un desafío, luego del intento de magnicidio que sufrió la vicepresidenta.

TE PUEDE INTERESAR

https://twitter.com/CFKArgentina/status/1593591344236306437

No hubo tiempo para distenderse. "Siempre rosca", aseguraron desde el entorno del mandatario provincial sobre el contenido de lo que se charló en la gran mesa. Sin candidaturas definidas aún, llegar con la posibilidad de reelección a 2023 en medio de la crisis es la preocupación central de los dirigentes frentodistas.

"Todo en su medida y armoniosamente". La frase de Cristina durante el acto, que citó de Juan Domingo Perón y él a su vez del filósofo griego, Pericles, cerró la puerta a un anuncio en lo inmediato. Los dirigentes que se acercaron hasta la Residencia no se animaron a sacar el tema, pese al operativo clamor que ellos mismos iniciaron.

Seguridad e ingresos, las dos grandes preocupaciones de Cristina Kirchner

Ya metidos en el tema gestión, los intendentes aprovecharon para pulir dos temas que la vicepresidenta marcó durante su locución: reforzar la seguridad y mejorar los ingresos de los argentinos, en medio de una fuerte crisis económica y un contexto geopolítico "muy difícil".

Es la primera vez que Cristina Kirchner profundiza públicamente su preocupación sobre la inseguridad que sufren los argentinos -especialmente en el conurbano bonaerense- y reconoce que "la democracia tiene una deuda que ningún partido político ha podido solucionar". Si bien marcó que las fuerzas de seguridad son parte de la solución, aseguró que el pedido de "mano dura" es un debate "cínico y berreta".

Lo que propuso la vicepresidenta es simple: aumentar la jerarquía y la cantidad de oficiales en las zonas con mayor inseguridad del país. Esto es, sobre todo el conurbano bonaerense. Recordó que en algún momento enviaron gendarmes cuando la inseguridad se volvió insoportable y propuso hacer lo mismo en lo inmediato.

DSC_2791.JPG
Cristina Kirchner en el estadio Armando Maradona. 17/11 Ph. Juan Ignacio Aréchaga

Cristina Kirchner en el estadio Armando Maradona. 17/11 Ph. Juan Ignacio Aréchaga

La propuesta recibió el visto bueno no sólo de los jefes comunales, sino también del propio Gobernador. "Nostros estamos en línea con ese pedido. Reclamamos gendarmes en el conurbano desde el día uno. Primero a Sabina Frederic y después a Aníbal Fernández", afirmaron fuentes provinciales a INFOCIELO.

El segundo tema de gran impacto es la necesidad de reforzar los ingresos de los trabajadores. Si bien destacó la tarea de la actual gestión para recuperar una senda del crecimiento económico, advirtió que la deuda con el FMI por un lado y la falta de políticas claras por el otro, se llevaron los ingresos por la canaleta de "cuatro vivos".

Cristina Kirchner mantuvo la receta que propuso en 2020: "Hay que alinear precios, salarios y tarifas", pidió. Y deslizó una crítica a Martín Guzmán y Alberto Fernández al señalar que "cuando decimos las cosas no es por terquedad ni capricho, sino ayudar a que las cosas se hagan mejor, que de eso se trata. Y se pueden hacer mejor".

Durante el asado se discutió cómo llevar adelante esa recuperación del salario. En los últimos días, la vicepresidenta había pedido un bono de suma fija que ayude a compensar los saltos de la inflación. Es una de las opciones que barajan los dirigentes, pero en la balanza hoy pesa más una recomposición a través de las paritarias, ante el miedo de que un bono extraordinario impulse nuevos aumentos que lo licúen y genere un efecto contraproducente.

La foto del final, en el patio de la residencia, fue todo un mensaje: Cristina Kirchner el el centro, junto al gobernador Axel Kicillof y el ministro del Interior, Wado De Pedro. También estuvieron dirigentes nacionales, como el diputado Máximo Kirchner, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y la titular del PAMI, Luana Volnovich; y El resto son funcionarios provinciales, como Martín Insaurralde y Leonardo Nardini, legisladores e intendentes.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión