Judiciales y Policiales Municipios
Tiene antecedentes penales

Crimen del policía en San Martín: se entregó el asesino

El crimen del policía Fernando Palavecino fue el domingo. Hubo tres allanamientos. Secuestraron drogas, un auto y un arma

Un joven de 25 años fue detenido en las últimas horas como el presunto autor del crimen de un oficial de la Policía de la provincia de Buenos Aires, quien fue asesinado el domingo de un balazo en la cabeza tras una discusión frente a una plaza de la localidad bonaerense de Billinghurst, partido de San Martín, informaron fuentes de la fuerza y judiciales.

Se trata de un hombre que cuenta con antecedentes por robo calificado y por venta de drogas, domiciliado en dicha localidad del noroeste del conurbano y quien al momento del hecho estaba acompañado de una mujer.

TE PUEDE INTERESAR

Esta pareja era buscada por el crimen del oficial Fernando Ezequiel Palavecino (26) y ayer ambos decidieron presentarse ante la justicia, tras lo cual fueron llevados ante el fiscal Fabio Cardigonde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de San Martín.

Voceros judiciales detallaron que el fiscal dispuso la aprehensión del sospechoso como autor de los delitos de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” y “portación ilegal de arma de guerra”; mientras que a la mujer se le recibió declaración testimonial.

De inmediato se ordenaron tres allanamientos y en los tres registros realizados en Alvear al 5644, Sargento Cabral al 4250 y Primera Junta al 5298, se identificaron 33 personas y se incautaron un auto marca Renault Megane, 15 plantas de marihuana, un revólver calibre 38 y municiones, entre otros elementos de interés para la causa.

revólver38.jpg

Respecto a la investigación, otros testigos relataron que esta mujer en todo momento intentó disuadir al ahora acusado para que no peleara con la víctima y sus acompañantes.

Las fuentes judiciales agregaron que el principal sospechoso se negó a declarar ante el fiscal y seguirá detenido, ya que todos los elementos de prueba indican que él fue el único que disparó contra el policía.

Palavecino, quien prestaba servicios en la Unidad de Policía de Prevención Local (UPPL) de Tres Febrero, fue baleado el domingo por la madrugada en la esquina de Primera Junta y Rivadavia, frente a la plaza principal de Billnghurst.

Según indicaron las fuentes policiales y judiciales, el oficial se encontraba de franco y vestido de civil, y acompañado de una mujer, quien también presta servicios en la UPPL de Tres Febrero, y otro hombre a bordo de un Chevrolet Onix color oscuro que estaba estacionado junto al cordón de la vereda.

De acuerdo a lo que se pudo observar en las imágenes de una cámara de seguridad del lugar, estas tres personas charlaban juntas cuando un auto marca Fiat Palio azul grisáceo se detuvo justo en la esquina y del mismo descendieron un hombre y una mujer.

En esas circunstancias, esta pareja se acercó a las otras tres personas y mantuvieron una discusión, tras lo cual los ocupantes del Fiat Palio abandonaron el lugar.

Sin embargo, minutos después, este auto regresó hasta donde se encontraba Palavecino y el hombre que descendió del vehículo disparó contra el policía, quien recibió un disparo en la cabeza, mientras que sus dos acompañantes resultaron ilesos.

Tras los disparos, el baleado quedó tendido a mitad de la calle sobre un charco de sangre, en tanto que el agresor escapó en el mismo Fiat Palio.

Las fuentes señalaron que Palavecino fue trasladado de urgencia al Hospital Interzonal General de Agudos Eva Perón (ex Castex), de San Martín donde murió poco después a raíz de las heridas sufridas.

Por su parte, la mujer policía que acompañaba a Palavecino al momento del ataque se encontraba ayer en estado de shock, por lo que aún no había podido declarar sobre lo ocurrido ante los investigadores, al igual que el hombre que estaba en el Onix.

La principal hipótesis que manejan los pesquisas apunta a que los agresores conocían a la víctima y a sus acompañantes, por lo que el móvil del crimen podría ser una cuestión personal, añadieron los voceros.

En tanto, los peritos secuestraron en la escena del crimen la pistola reglamentaria de Palavecino, la cual quedó tirada a unos dos metros de él, en el piso y sin alcanzar a ser disparada.

Además, se incautaron de dos vainas servidas calibre 11.25, el Onix y el celular de la víctima, que también quedó tirado sobre el asfalto cerca de la pistola y el propio oficial baleado.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión