Política y Economía
CAZADOR CAZADO

Diario La Nación: un corrector que precisa un corrector

Un tweet del Presidente Fernandez, luego de aplicarse la vacuna, tuvo una acentuación incorrecta. La Nación hizo un artículo y el corrector se equivocó peor

"Si vas a ser corrector, por lo menos corregí bien". Esto podrían gritarle en el barrio a quien quiso remarcar un defecto del Presidente a la hora de escribir un mensaje por Twitter.

Fue cuando Alberto Fernández, al terminar de vacunarse escribió: "Hoy recibí la vacuna Sputnik V. Agradezco al instituto Gamaleya por su labor científica, a quienes trabajaron para que llegue a nosotros y a todo el personal de salud de nuestro país por su enorme compromiso.

TE PUEDE INTERESAR

Vacunarse sirve para ser inmunes frente al coronavirus. Hágamoslo".

Como puede notarse en la última palabra utilizada por el Presidente el acento ortográfico está mal ubicado.

Él escribió "Hágamoslo", en lugar de "Hagámoslo", un defecto menor que suele suceder al tipear desde un teléfono celular y que la mayoría obvia, o pasa por alto, porque nadie dejaría de interpretar la intención de lo que quiere transmitir.

Screenshot_20210121-203658_Twitter.jpg
El Tweet del Presidente Alberto Fernandez que mereció la incorrecta corrección del diario La Nación

El Tweet del Presidente Alberto Fernandez que mereció la incorrecta corrección del diario La Nación

Sin embargo el odio, la saña y el grado de disenso con el que se maneja la política local hace que muchos partidarios de cualquier bando político (en este caso antiperonistas), utilicen el más mínimo error para hacer hincapié en eso, y buscar desacreditar por una mala escritura, un defecto ortográfico o un acento mal ubicado, todo el concepto de lo que el autor del mensaje está intentando divulgar.

Lo extraño es que un medio de comunicación masivo, y de los de mayor difusión nacional, escriba un artículo específico para resaltar el error tan nimio del Presidente, y refleje las opiniones de quienes lo vilipendiaron por esa equivocación.

Da la impresión de que lo que busca esa nota es darle "pasto a sus fieras" para retroalimentar una cadena infinita de odios entre sus lectores, la redacción del periódico y su común enemigo: el peronismo en cualquiera de sus facetas.

Pero el colmo de los colmos aparece cuando quien se pone en la piel de corrector resulta también equivocado.

Por error de tipeo o quien sabe por qué, a la hora de contar la anécdota del error presidencial, La Nación "le pifia", y no en cualquier palabra, sino exactamente en aquella de la que se quería mofar.

Al resaltar el mencionado término "Hagámoslo", para ponerse en corrector presidencial, utiliza una palabra inexistente que es "Hágamaslo".

Sí, así como se lee. Después de una disquisición lingüística impecable acerca de sílabas tónicas, acentuaciones esdrújulas, prosódicas y ortográficas, el diario de los Mitre, el de mayor prestigio editorial para la "cultura culta" nacional, le erra "al vizcachazo" y justo se equivoca en el término más importante que debía corregir.

IMG_20210121_195504.jpg
De este modo el corrector de La Nación provoca un nuevo error al querer corregir al Presidente

De este modo el corrector de La Nación provoca un nuevo error al querer corregir al Presidente

Como esta nota seguramente tenga errores de sintaxis, semántica, acentuación y gramática, propongo que le pongamos fin a las correcciones porque sino estaremos haciendo rectificaciones hasta más allá del final de la pandemia.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión