Sociedad
RECUPERACIÓN POST-COVID

Coronavirus: Se incorporaron más de 400 kinesiólogos al sistema de salud bonaerense

Para el tratamiento de quienes atravesaron el coronavirus el rol de los kinesiólogos se volvió crucial. Durante la pandemia más de 400 profesionales se sumaron al sistema de salud.

Entre los grandes esfuerzos que se realizaron para fortalecer al sistema de salud, estuvo la incorporación kinesiólogos y kinesiólogas que tuvieron un rol fundamental, que aún conservan, en el tratamiento y rehabilitación de pacientes internados por coronavirus.

En el sistema público de salud de la Provincia de Buenos Aires (hospitales de gestión estatal o privada) se incorporaron más de 400 profesionales de la kinesiología en sus planteles profesionales desde el comienzo de la pandemia.

TE PUEDE INTERESAR

Según informó el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires (Cokiba), desde el organismo mantuvieron una intervención activa en este proceso de incorporación de profesionales al sistema. Entre ellas, realizaron una convocatoria para acercar curriculims a los hospitales que comenzaban a requerir esos recursos profesionales. "De esta manera, el proceso de selección y designación de kinesiólogos en el inicio de la pandemia fue más ágil", dijeron en el Cokiba.

El rol clave de los kinesiólogos durante la pandemia de coronavirus

Los kinesiólogos y kinesiólogas tuvieron un rol clave en una instancia crucial: la asistencia en Unidades de Terapia Intensiva (UTI), pero también en la recuperación de quienes atravesaron el coronavirus ya que se requiere de tratamientos posteriores por consecuencias derivadas de la enfermedad: secuelas respiratorias como disnea de esfuerzo, fatiga muscular, mialgias, artralgias recidivantes y hasta falta de concentración son algunas de las secuelas. Para quienes estuvieron intubados: estenosis laríngea, debilidad en la musculatura cervical, reflejo tusígeno y deglutorio disminuido, entre otras.

“Previo a la pandemia, la población en general desconocía nuestra intervención en las unidades de cuidados intensivos. Hubo una resignificación de la profesión y un mayor reconocimiento hacia el carácter esencial de nuestro trabajo, en especial con los pacientes críticos”, aseguró la licenciada en Kinesiología, Julieta Núñez, quien forma parte del Centro de Rehabilitación pos-Covid de la Universidad Nacional de Hurlingham y además es integrante del grupo Kinesiología Comunitaria del CoKIBA.

Según Núñez, “la pandemia impactó fuertemente en nuestra profesión, en particular para los kinesiólogos especialistas en cuidados respiratorios, tanto adultos como pediátricos. Se incrementó el número de kinesiólogos en las unidades de cuidados críticos (UCI) debido al aumento de las camas, aunque todavía se encuentra lejos de las recomendaciones del ministerio de Salud que sugiere un profesional kinesiológico cada ocho pacientes ventilados, no sólo para el manejo de los ventiladores mecánicos sino además para la rehabilitación durante y posterior a la enfermedad crítica”.

foto00.jpg
Durante la pandemia por coronavirus se incorporaron kinesiólogos al sistema de salud

Durante la pandemia por coronavirus se incorporaron kinesiólogos al sistema de salud

“No obstante, no deja de ser relevante en pos de valorar nuestro trabajo en la UCI, que durante la pandemia se ha logrado el nombramiento de muchos profesionales o la incorporación al staff que permite el seguimiento longitudinal de los pacientes de las unidades intensivas a las salas comunes de internación”, agregó la integrante del CoKIBA.

El trabajo profesional de los kinesiólogos en las terapias intensivas con pacientes enfermos de coronavirus requiere una dedicación casi permanente para acompañar la recuperación, ya que las largas estadías en la UCI provocan, entre otras consecuencias, una rápida pérdida de masa muscular.

Según explica Núñez, “en el tratamiento de pacientes post COVID, con síntomas persistentes de debilidad, fatiga muscular y disnea de esfuerzo, primero se requiere una evaluación donde se toman diferentes indicadores de signos vitales, así como talla y peso. También se realizan pruebas de campo dirigidas a la evaluación de la capacidad física y la respuesta pulmonar durante el esfuerzo: Test de marcha de 6 minutos, Sit-To-Stand, Timed up and go, TCI, TCC, etc. Estas pruebas se utilizan para evaluar la capacidad física y para documentar la desaturación inducida por el ejercicio".

"Se toman diferentes cuestionarios de calidad de vida, escala de auto-evaluación funcional post coronavirus, valoración de la disnea con la escala MCR o escala de BORG. Y con estos datos se planifica la rehabilitación respiratoria que demandará no menos de 12 semanas y hasta un año. Con una frecuencia de tres sesiones semanales se trabaja la resistencia aeróbica, fuerza y flexibilidad, en forma individualizada dependiendo de los objetivos y estado funcional de cada paciente”, agregó.

De acuerdo con las características del cuadro clínico que puedan presentar los pacientes afectados por coronavirus, la kinesiología puede intervenir en todos los estadios de la enfermedad sea leve: aislamiento domiciliario, asintomáticos o con síntomas leves como fiebre, tos, disnea moderada, dolor de garganta, dolor de cabeza y malestar general; moderado: pacientes que requieren de hospitalización y severo, es decir, pacientes que requieren soporte ventilatorio en cuidados intensivos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión