Política y Economía
ESCUCHÁ LA NOTA DE LA CIELO 103.5

Once: desestiman la "confesión" del maquinista Marcos Córdoba

María Luján Rey, mamá de Lucas Menghini, una de las víctimas de la tragedia de Once, dijo que "no aporta nada novedoso". ¿Quiénes están presos y por qué?

María Luján Rey, diputada de Juntos por el Cambio y también madre de Lucas Menghini, una de las 52 víctimas de la tragedia de Once, desestimó la “confesión” de maquinista de la formación, Marcos Córdoba, que se conoció ayer, ya que, dijo, “no aporta nada novedoso” a la causa.

Córdoba, que conducía el “Chapa 16” que se estrelló contra el andén de la estación de Once en 2012, busca que se le otorgue el beneficio de la libertad condicional. Para eso emitió una declaración que se conoció ayer, en la que reconoció que él mismo desactivó un mecanismo de seguridad conocido como “hombre muerto”. Por su tenor, muchos la entendieron como una suerte de "confesión".

La declaración provocó alto impacto, pero para María Luján Rey, que conoce la causa como pocos, no es novedosa. “No aporta nada novedoso a una causa que ha tenido una investigación, que ha tenido un proceso oral y público y que ha determinado la responsabilidad de cada uno de los procesados y que ha llevado a la condena a muchos de ellos, entre otros a Marcos Córdoba”, declaró hoy entrevistada en Todo no se puede, al aire de LA CIELO.

LUJÁN REY: "LA DECLARACIÓN DE CÓRDOBA NO APORTA NADA NUEVO"

Los dichos de Córdoba, remarcó, tienen que ver “con lo mismo que declaró ante el juez Bonadío en 2012, meses después de la tragedia de Once y lo que sostuvo durante todo el proceso”. Esto es: “que él aplicó el freno manual del tren y que este, por su estado degradado, no evitó la colisión, sólo disminuyó la velocidad”.

María Luján Rey se extrañó de la repercusión que tuvieron los dichos de Córdoba y descartó darle el tratamiento de "confesión". “Que Marcos Córdoba tiene un grado de responsabilidad está manifestado en la condena que recibió, de 3 años y 6 meses de prisión”, razonó. En el mismo sentido, remarcó que en el juicio “también se determinó que la desactivación de este sistema de emergencia, que era el hombre muerto, no tuvo ninguna injerencia en el choque ni en el resultado del impacto”.

Además explicó que los trenes Toshiba, como el fatídico Chapa 16, tenían cuatro frenos, que fallaron. Y que el sistema de “hombre muerto” no era el freno que usaba el motorman, sino “un sistema de emergencia ante una indisposición del maquinista. Si moría o se desvanecía, dejaba de apretar un botón y la formación debía detenerse”. “Eso -insistió- es lo que desactivó Marcos Córdoba”.

Por último se refirió a las versiones que circulan en torno a los supuestos falsos testimonios que ensuciaron la causa. “Los dos peritos que durante el proceso oral y público por Once sostuvieron que los frenos del Chapa 16 funcionaban, hoy enfrentan un procesamiento por falso testimonio y se enfrentan a una pena de más de 10 años de prisión”, explicó.

Hay que recordar que junto a Córdoba fueron condenados el empresario Claudio Cirigliano (titular de la concesión), 9 años; Juan Pablo Schiavi (ex secretario de Transporte), 6 años; Ricardo Jaime (también ex secretario de Transporte), 8 años. Todos ellos están tras las rejas, aunque continúan presentando recursos para morigerar sus penas.

“Sin ser un erudito en la materia te das cuenta que los grados de responsabilidad eran mayores sobre los funcionarios y los empresarios”, razonó María Luján Rey al respecto.

TE PUEDE INTERESAR

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión