Política y Economía
ESPIONAJE Y OPERACIONES

Casación pone en jaque a Conte Grand y al "lawfare" bonaerense

El Tribunal de Casación Penal de la Provincia anuló una causa impulsada por fiscales protegidos por el procurador Julio Conte Grand.

El Procurador General Julio Conte Grand acaba de recibir un verdadero mazazo de parte del Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires, que anuló en decisión unánime una causa que impulsaban sus “protegidos” de Lomas de Zamora y que era el ariete de un verdadero “lawfare” bonaerense.

Se trata de una denuncia iniciada por el Fiscal General de Lomas, Sebastián Scalera y fiscales de su dependencia, en la que se intentó vincular a Daniel Llermanos, abogado de Pablo Moyano, en una extraña maniobra de aprietes.

TE PUEDE INTERESAR

Fue, en rigor, una suerte de “contraoperación” para desacreditar una denuncia previa, impulsada por el propio Llermanos en la Justicia Federal, para que se investigue si Scalera junto a camaristas de Lomas de Zamora -Alejandro Rojas y Pablo Little- habían “apretado” y “guionado” a testigos para que declararan contra el hijo del camionero en la llamada Causa Independiente.

Todo eso denunció Llermanos, y de esa denuncia llegó una contradenuncia que la Justicia terminó por enterrar hoy. “El fin era encubrirse. Era un apriete contra mi, que soy denunciante, para licuar la causa contra ellos. Una contraoperación para desacreditar mi denuncia. Como quiso hacer cambiemos con la causa puf puf”, precisó el propio abogado en diálogo con este portal.

Lo que Llermanos denunció en Comodoro Py es nada menos que el “Lawfare” bonaerense, que involucra a la mesa judicial del expresidente Mauricio Macri, en la que el jefe de los fiscales bonaerenses, Julio Conte Grand, habría tenido un rol central, junto a otras figuras como Patricia Bullrich, periodistas y agentes de la AFI.

“Cuando se hace la denuncia contra Scalera y compañía, acompañada por testimonios de presos, que decían que los apretaban para declara contra Pablo Moyano, la mesa judicial se reunió cinco veces para armar una causa en mi contra”, le relató Llermanos a INFOCIELO. Para eso, “dieron vuelta” el testimonio de un preso, que cambió su declaración por presiones.

INFOCIELO reveló hace un año y medio el “mapa” de la persecución contra el líder camionero. Lo definió entonces como “un minucioso plan con engranajes en los tres poderes del Estado, en el que tuvieron un rol protagónico algunos medios de comunicación y famosos periodistas” que incluyó “encarcelar a personas para, una vez en prisión, ‘apretarlos’ para que acusen a Moyano a cambio de su libertad; allanamientos con el único fin de obtener ‘la perimetría’ de lugares para darle solidez a las declaraciones armadas para inculparlos, pruebas reunidas en procedimientos sin custodia del material incautado; la utilización ilegal de figuras como “el arrepentido”, y un sinnúmero de otras anomalías que se acumulan en la tramitación de un causa que huele a podrido, y destila fuertes sospechas de persecución política durante la argentina macrista”. INFOCIELO reveló hace un año y medio el “mapa” de la persecución contra el líder camionero. Lo definió entonces como “un minucioso plan con engranajes en los tres poderes del Estado, en el que tuvieron un rol protagónico algunos medios de comunicación y famosos periodistas” que incluyó “encarcelar a personas para, una vez en prisión, ‘apretarlos’ para que acusen a Moyano a cambio de su libertad; allanamientos con el único fin de obtener ‘la perimetría’ de lugares para darle solidez a las declaraciones armadas para inculparlos, pruebas reunidas en procedimientos sin custodia del material incautado; la utilización ilegal de figuras como “el arrepentido”, y un sinnúmero de otras anomalías que se acumulan en la tramitación de un causa que huele a podrido, y destila fuertes sospechas de persecución política durante la argentina macrista”.

A lo largo de los dos años en los que la causa corrió se pidieron detenciones y allanamientos contra Llermanos que nunca se concretaron porque los jueces las vieron “flojas de papeles”. Esa pesadilla que vivió Llermanos parece haber llegado a su fin y ahora las miradas apuntan a Conte Grand.

Como en las maniobras participaron agentes de inteligencia de la AFI, la investigación completa quedará en manos del juez federal Ariel Lijo, en Comodoro Py.

Es que el fallo de Casación -en conjunto con los cambios en la correlación de fuerzas en el Senado de la provincia de Buenos Aires- puede marcar el inicio del juicio político contra Julio Conte Grand, el jefe de los fiscales bonaerenses, ex mano derecha de María Eugenia Vidal.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión