Política y Economía
PANDEMIA Y CRISIS

Los hipermercados siguen vendiendo de todo y agravan la crisis de pequeños comerciantes

Lejos de ceñirse a la venta de productos esenciales, las grandes cadenas venden toda clase de artículos, incluso los que los pequeños comercios locales no están autorizados a vender.

Mientras la gran mayoría de los comercios de la Provincia tienen prohibido abrir sus puertas y deben conformarse con vender su mercadería a través de internet, hipermercados como Carrefour y WalMart -aunque también Cencosud, Coto y Vital- promocionan y comercializan en sus locales toda clase de productos: juguetes, sábanas, artículos de bazar, electrónica, bicicletas y más.

La situación tiene indignados a la mayoría de los comerciantes bonaerenses y motivó una intervención de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que planteó una situación de desigualdad con efectos concretos. Según los relevamientos de la entidad, las ventas minoristas retrocedieron un 57,6% en abril, más aún los rubros que permanecieron en cuarentena tuvieron una baja promedio de 75% y el 94,5% de las pymes relevadas no pudieron cubrir sus costos operativos.

TE PUEDE INTERESAR

“Los negocios dedicados a la venta de artículos como indumentaria, lencería, calzado, etc; no están habilitados para abrir. No obstante, las grandes superficies como hipermercados, gozan de esta excepción en el decreto presidencial y siguen vendiendo mercaderías no esenciales”, denunciaron mediante un comunicado, en el que subrayaron que, no conformes, las multinacionales “están ofreciendo descuentos especiales de productos aprovechando la circunstancia”.

Todo ocurre bajo la atenta mirada del Estado provincial y frente a la intervención desigual de algunos (pocos) municipios. Unos como otros aseguran que es difícil controlar y que hay una “zona gris” donde las multinacionales se mueven como peces en el agua. “La prohibición no está, aunque tampoco la habilitación”, explicaron a este portal desde el Ministerio de Producción de la Provincia. “En muchos municipios se les prohibe la venta”, agregaron, sin demasiado compromiso en el tema. La actitud llama la atención, tratándose de la cartera que tiene al frente a Augusto Costa, un funcionario de perfil comprometido con la lealtad comercial.

En las últimas horas, un bloque opositor, aunque cercano al Gobierno, presentó un proyecto de ley para aumentar Ingresos Brutos a las cadenas de hipermercados. Como se sabe, ese impuesto está atado a la facturación: mientras más ventas haya, más recauda el Estado. Por eso no falta quien encuentre allí una explicación a la falta de voluntad para poner límites a la desigualdad.

De parte de los Gobiernos locales hay controles, pero no son demasiado efectivos. En La Plata, la municipalidad “valló” el área de venta de ropa, pero dejó librado todo lo demás. El control no resultó muy efectivo porque las compras se pueden realizar de todas formas. “Es imposible controlar”, aseguraron desde la comuna. “Ellos están habilitados a abrir y a comercializar. Nosotros podemos cercar un área pero ellos pueden mover los productos o correr las cintas minuto a minuto” agregaron.

No es un tema privativo de la capital bonaerense. En Luján, los controles empezaron recién cuando los comerciantes pusieron el grito en el cielo y reclamaron al intendente Leonardo Boto que tome cartas en el asunto. En Esteban Echeverría, todavía no logran interesar al intendente Fernando Gray.

“Hemos hecho las denuncias pero es un grupo comercial empresario muy fuerte. No es un comerciante de Cantilo”, le dijo a INFOCIELO, Martín Bizet, miembro de la Cámara de Comercio de City Bell, quien caracteriza este momento económico como una “gran desigualdad”.

“No me permiten abrir City Bell porque dicen que es un gran centro comercial a cielo abierto, que en realidad es un centro jardin con veredas anchas y poca poblacion mientras en Vital venden camperas de abrigo porque vieron la veta”, agrega el comerciante, quien estima que se viene una “caída histórica” que dejará al 30 por ciento de los locales con sus persianas bajas de manera permanente.

“Es una competencia absolutamente desleal”, le dijo a INFOCIELO Ezequiel Barquin, de Comerciantes Unidos de Esteban Echeverría, a quien le consta que la misma situación ocurre en Lomas de Zamora y en Ezeiza, distritos vecinos de Echeverría, donde se estima que el 40 por ciento de los comercios no reabrirá cuando pase la pandemia.

La excusa de la falta de controles no convence a los empresarios platenses. “Si el Estado puede aislar un barrio como lo hizo en Cabezas o Villa Azul, puede hacer cualquier cosa. Porque mas inconstitucional que eso no hay”, opinó Bizet, quien se extrañó de que un distrito como La Plata no pueda poner “un inspector por turno, por su permercado, para hacer cumplir las normas”.

Los comerciantes no apuntan únicamente al Estado como responsable de la situuación. “Si buscamos lagunas para sacar ventajas en una situación como la que estamos, rompemos el pacto social y esto se desmadra. Aca hay un pacto social y lo mas importante es que los decretos pueden tener zonas grises, pero el pacto social no”, reflexionó Bizet, con la secreta esperanza de invocar a la responsabilidad social de sus voraces competidores.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión