Tendencias
ESCUCHÁ LA NOTA DE LA CIELO 103.5

Donato De Santis, la historia de la pizza y su opinión sobre la “versión” argentina

Nacido en Italia, pero con 20 años de vivir en la Argentina, Donato comparó la pizza original con las versiones rioplatenses y se animó a contar la historia de una de las comidas más populares del mundo.

Donato De Santis nació en 1964 en Milán, se crió en el sur de Italia y llegó a la Argentina hace 20 años, donde se consolidó como una referencia obligada en el mundo de la cocina. Hoy, entrevistado en “Rico”, en el aire de LA CIELO, repasó la historia de un clásico italiano, nada menos que la pizza, y confesó qué le pasó la priemera vez que probó la versión argentina.

“Con la pizza se mueven muchas emociones, historias de barrio, de inmigración; historia napolitana, rioplatense. Cada uno tiene su receta, su pizzería, es una cosa que cambia, que cambió, que va a seguir cambiando, porque se adapta a las nuevas generaciones y a los lugares”, señaló De Santis ante el desafío de hablar de uno de los platos más populares del mundo.

Como buen italiano, no dejó de admitir que a la versión argentina se la llama “pizza” aunque tiene “todo distinto”. ¿Qué cosas? “Tiene mas levadura, distinto tipo de trigo, menos agua, se cocina a menos temperatura, mayor cantidad de toppings. Es una cosa totalmente distinta, incomparable”, destacó.

“Es rica, no cabe duda, porque a cada cosa que le pongas queso y tomate es rica, pero no es la pizza tradicional. Tiene connotaciones debarrio, de pizzerías que se desarrollaron en el principio de siglo pasado, y fuertemente en los años 50 y 60, donde se marcó la pizza rioplatense para siempre, con su masa consistente, crocante por bajo, bien alta y con mucha muzzarella”, detallo seguidamente.

Claro que la historia de la pizza se remonta a mucho antes de la inmigración y De Santis se esforzó en dejarlo bien claro: “la pizza ya era una comida de calle, que era frita, inflada, que se vendía en las calles de Nápoles”, aclaró. Los cambios a ese plato tan tradicional se aceleraron con las migraciones, porque, especialmente para los italianos, “fue una forma fácil y llamativa para hacerse un mango en la calle”.

“Como había mucha inmigración, también había mucha competencia y muchas ganas de hacerse la América”, narró, quien supo ser el cheff de grandes figuras internacionales, como el modisto Gianni Versace. Esa competencia hizo “evolucionar” a la pizza: “uno le ponía dos fetas, entonces yo le ponía tres. Así fueron aumentando las dosis, no por que sea así en Nápoles, donde es más austera y más rica en su esencia”.

La pizza napolitana no es sol un plato, sino la piedra fundamental de una tradición solidaria. “En Nápoles había una gran tradición que sigue estando, que es dejar una pizza paga para cuando llegue alguien sin guita”, explicó, y agregó: “El que no tiene guita pregunta si hay alguna pizza paga, y se la dan”.

Sobre el final de la nota, De Santis se animó a la gran pregunta: ¿qué opina sobre la pizza argentina? “Al principio me chocó por una cuestión cultural. Llevo 20 años viviendo acá y aprendí a apreciarla y a gustarla como es”, explicó.

“Tengo el privilegio de conocer los dos lados; al principio la rechazaba como concepto, pero si me junto con mis amigos en Buenos Aires vamos a varias que hacen pizzas bien argentinas, y empecé a amarlas también, a incorporar esa nueva forma de hacerla”, remató.

TE PUEDE INTERESAR

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión