Sociedad
DEMORA ADREDE

Clarín ocultó 72 hs ex profeso la mala noticia de Pfizer

Así funcionan los intereses empresariales. Clarín estuvo 3 días sin dar una información de la vacuna Pfizer en Noruega con 23 fallecidos para no perjudicarse

¿Es Clarín un diario lento? No, para nada.

¿Suele tener primicias? Sí, todos los días.

TE PUEDE INTERESAR

¿Son malos sus periodistas? Todo lo contrario, son excelentes (cuando quieren)

Entonces... ¿Por qué "El gran diario argentino" (como se autodefine Clarín) demoró casi 3 días en dar una información que un humilde portal provincial como éste, y muchos otros sitios aún más modestos ya publicaron el día jueves o viernes? ¿Se "comieron la curva"? ¿Les faltó reacción o cintura profesional?

No, no. Para nada.

La respuesta es sólo una palabra: Intereses. Y no sólo económicos sino geopolíticos también.

La información que se conoció en todo el mundo hace 3 días fue que 23 ancianos noruegos (se menciona que ahora ya serían 29) de entre 25.000 vacunados con Pfizer, murieron por complicaciones a sus ya severos cuadros preexistentes, y por esa razón las autoridades sanitarias del país nórdico recomendaron no continuar vacunando a mayores de 80 años que presenten esos inconvenientes de salud previos. Hasta ahí es una noticia preocupante pero que podría estar dentro del rango de riesgos posibles frente a una vacuna nueva que tiene un funcionamiento diferente al de las tradicionales ya que es como se la denomina "de ARN mensajero".

¿Cuál es, entonces, el motivo de Clarín para ocultar desde el jueves al domingo esa información, si luego la iba a terminar dando?

Muchas razones. Desde presiones de anunciantes farmacéuticos implicados en la fabricación de la vacuna Pfizer hasta motivaciones políticas de la grieta que ese mismo medio (entre otros tantos) provocó para desprestigiar a la Sputnik V de fabricación rusa. Como si no quisiera dar "el brazo a torcer".

En el periodismo de portales de Internet también se sabe que no es el mismo impacto el que produce una noticia levantada a la red un viernes a las 20 hs, por ejemplo, que un domingo a las 14, como fue en este caso que hizo Clarín con la vacuna Pfizer en Noruega.

Además como evidencia de esta priorización de los intereses económicos y geoestratégicos sobre los de brindar una información rápida y veraz, está el modo en que se cuenta. Clarín eligió no mencionar en su título el nombre de la vacuna en cuestión sino utilizar un genérico. Tampoco lo puso en la "volanta", que es esa frase que va encima del titular. Recién en la letra más pequeña de la bajada se puede ver de que vacuna se trata en la situación narrada de los 23 fallecidos en Noruega.

"Preocupación en Oslo. Denuncian que en Noruega murieron más de 20 personas luego de vacunarse contra el coronavirus" decidió titular Clarín el domingo por la tarde.

Analicemos la frase.

Minimiza el número de 23 a 20, redondeando hacia abajo (la información era precisa ya el viernes), utiliza el término "vacunarse" como dando a entender la libertad de las personas en hacerlo por su propio deseo. Usa el impersonal modo "Denuncian" como si faltara verificar la fiabilidad de la aseveración, cuando quien lo confirma desde el principio es la propia autoridad sanitaria de Noruega.

En el título tampoco remarca que se trata de ancianos o "abuelos", como sin dudas subrayaría si se tratase de un inconveniente con la vacuna Sputnik V, prefiere usar otro genérico: personas.

Y por supuesto como ya se dijo NO menciona nunca en el título de que vacuna se trata.

Screenshot_20210117-225719_Gallery.jpg
Asi decidió Clarín dar la información de las muertes en Noruega 3 días después

Asi decidió Clarín dar la información de las muertes en Noruega 3 días después

Todas esas decisiones editoriales no son errores sino que son mecanismos para hacer realidad la frase que el grupo mediático menos honesto, periodisticamente hablando, de la Argentina, hiciera célebre en una publicidad propia: "La realidad se puede tapar o se puede hacer tapa".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión