La Plata Sociedad
"MATE EN MANO"

De historiador de City Bell a sommelier de mate y autor

El periodista y autor de tres libros que recorren la historia de City Bell, Guillermo Defranco, tuvo una corazonada durante un viaje, basada en su amor al mate. Tras recibirse de sommelier de yerba y vincularse con conocedores del tema, se lanzó a publicar "Mate en Mano".

Luego de un breve viaje a Puerto Iguazú, en 2018, Guillermo Defranco, un vecino y periodista platense, regresó a su City Bell natal con 14 kilos de yerba, de doce productores distintos, y una corazonada: “tengo que hacer un libro sobre el mate ”.

El amor por la infusión popular, que indujo a Defranco a probar más de 160 marcas y a cursar la carrera de sommelier de yerba en la Escuela Argentina de Té, también le despertó la necesidad de plasmarlo en literatura, y tras haber recorrido durante años la historia de la zona norte de la ciudad en tres ediciones, esta vez, se lanzó a publicar “Mate en Mano”, que se agotó en la última Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

TE PUEDE INTERESAR

El periodista y personaje destacado de la región decidió abordar una temática en la que se reconoce “un apasionado”. En una matería de calle 474, presentó, el sábado pasado, el compacto de páginas dedicadas a la infusión nacional.

“En mi casa, cuando la yerba estaba lavada le metían leche tibia y azúcar, y me daban eso, porque se decía que el mate no era bueno para los chicos. Entonces pensé, si aquella inmundicia me gustaba, y si a pesar de haber tomado eso, sigo hoy tomándolo, algo raro tiene que haber”, relató Guillermo a INFOCIELO, aunque aclaró que ahora solo los bebe con agua caliente y amargos.

Apasionado por la rica historia de City Bell, dedicó tres libros al pueblo que lo vio nacer: “Crónicas Citybellenses” (2000); “City Bell: Crónica de la tierra de uno" (2005); "Escritos Citybellinos y otros anexos" (2011). Sin embargo, el viaje a Cataratas con su mujer, en el 2018, cambió el rumbo de su pluma y se volcó a uno de los temas más arraigados de la cultura de este país.

“Donde veía un paquete de yerba extraña para mí, lo compraba. De ese viaje volví con 14 kilos de yerba de 12 productores distintos”, recordó el autor.

La pandemia modificó los planes de Defranco, quitándole la posibilidad de recorrer la zona yerbatera de Misiones. Sin embargo, aún muy entusiasmado por la temática, aprovechó el tiempo para organizar el material que acumuló durante años y contactó a un tarefero, a un conocido que en la actualidad forma parte del directorio de una reconocida marca de yerba, a un investigador y a una psicóloga.

En el confinamiento, además, cursó virtualmente la carrera de Sommelier de Yerba Mate, que dicta la Escuela Argentina de Té, y ordenó sus ideas para volcarlas en las 150 páginas que recorren leyendas, historia y características socioculturales del mate, sumado a un análisis sobre de cada uno de los utensilios requeridos para la preparación y consumo.

Y a modo de adelanto, el escritor indicó a este medio: “El lector se va a encontrar también con cuestionas de índole social, ya que un mate vacío, en realidad, está lleno de todas las historias de la gente que lo tomó y de los climas que se crearon en cada reunión matera”.

Por último, Defranco expresó: “Apunto a lo que significa el mate como infusión. El mate se toma en un mate, y nos reunimos a matear o uno matea solo. En cambio, el café no se toma en un café, sino que se toma en una taza o pocillo, lo mismo sucede con el té. Nadie se reúne a cafear o a tear”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión