Judiciales y Policiales
Pudo ser una tragedia

Un niño se electrocutó mientras esperaba ser atendido en un Centro de Salud de Florencio Varela

El hecho ocurrió en el CAPS de Zeballos II y el menor padeció quemaduras en sus manos por lo que fue trasladado al hospital Mi Pueblo. Días atrás, se había caído el cielorraso de una oficina de ese nosocomio. Preocupación de los trabajadores.

El sistema de salud pública atraviesa una severa crisis en lo presupuestarios y repercute tanto en su infraestructura como en falta de insumo y condiciones laborales. Esta situación se reflejó claramente en Florencio Varela en estos últimos días. El lunes un niño sufrió una descarga eléctrica en una “salita”, mientras que en el hospital Mi Pueblo se cayó un cielorraso de una de sus oficinas. Los y las trabajadoras mostraron su preocupación y pidieron soluciones.

En el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) de Zeballos II se vivieron momentos angustiantes cuando un niño, que estaba con su madre y esperaba ser atendido, sufrió una descarga eléctrica. La misma se produjo debido a un pilar de luz que se encontraba sin tapa. El menor tuvo quemaduras en sus manos y fue trasladado al hospital para que varias horas después le dieran el alta.

TE PUEDE INTERESAR

El nosocomio Mi Pueblo, donde fue atendido el pequeño, el sábado amaneció con el cielorraso caído de la oficina de personal. Esto habría ocurrido producto de las filtraciones de agua de la construcción actual del  Hogar de Madres. La situación ya había sido notificada varias veces a las autoridades de la institución. Al mismo tiempo, trascendió que otros sectores del edificio, pronto a inaugurarse, presentan desperfectos.

 

Foto: Cicop

 

Al respecto, desde Cicop- Seccional Florencio Varela, señalaron que estos hechos “ponen el alerta en las condiciones en las que trabajamos cotidianamente, condiciones que muchas veces ponen en riesgo la vida de los usuarios del sistema de salud, como muchos de los trabajadores y trabajadoras que diariamente asistimos a nuestros lugares de trabajo”.

“Las responsabilidades son diferenciadas, gobierno provincial y municipal, pero la desidia y falta de planificación y seguimiento en cuanto a las obras realizadas son comunes”, afirmaron.

Entonces, manifestaron que “el gobierno de María Eugenia Vidal se jacta del presupuesto destinado a salud para obras, pero no son suficientes para compensar años de falta de mantenimiento y presupuesto para la salud pública, con edificios colapsados, personal insuficiente para cubrir la demanda que día tras día aumenta como consecuencia del aumento de la pobreza y la precariedad laboral”.

“En los Centros de Salud del Municipio de Florencio Varela la situación no es distinta. No queremos trabajar en estas condiciones, no queremos que quienes se asisten en los establecimientos corran riesgos y se lamenten victimas que podrían haberse evitado. Queremos atención de la salud de calidad, con edificios seguros, con presupuesto acorde a las necesidades que atravesamos”, señalaron.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión