Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES

Un ciclista de Mar del Plata lleva 5 meses recorriendo América en bicicleta y busca llegar hasta Alaska

Un psicólogo y ciclista de Mar del Plata recorrió más de 6 mil kilómetros por América en bicicleta. Actualmente está en México y busca llegar a Alaska

Matías Fraternali es psicólogo, pero parte de su propia terapia la realiza arriba de su bicicleta. Inspirado por las historias de viajes que le contaban sus abuelos, quienes recorrían el sur argentino en casa rodante, el ciclista nacido en Mar del Plata dejó su ciudad natal en diciembre del año pasado para iniciar una aventura ambiciosa: conocer los distintos paisajes y rutas del continente, pedaleando a bordo de su bicicleta Touring, especialmente diseñada para viajes largos.

“La idea se gestó después de haber realizado varios viajes en bicicleta en los que les fui agregando complejidad y me fui sintiendo cada vez más cómodo con la modalidad autosustentable, que implica el hecho de llevar todo lo que necesitás en lo cotidiano arriba de la bici”, explica Fraternali a INFOCIELO desde el Estado de Oaxaca, en México, en uno de los descansos de su travesía.

TE PUEDE INTERESAR

Ciclista- Alaska - Mar del Plata - Alaska - Mar del Plata .jpg

El psicólogo marplatense menciona que, de todos los viajes que hizo, hay dos que le sirvieron de impulso para lanzarse a pedalear por América: “Uno fue en cuando hice la Carretera Austral en la Patagonia chilena, donde me puse a prueba en condiciones climáticas y geográficas bastante adversas y pude atravesarlo bien; el otro fue cuando viajé con un amigo hasta un lugar tan lejano como Nueva Zelanda“.

Para encarar el nuevo desafío alrededor de América, Matías se entrenó durante todo un año, poniéndose a punto no solo en lo físico, sino también en lo mental. “Yo venía preparándome con la bicicleta, tratando de mantener activo el cuerpo, pero un viajero español de quien me hice muy amigo, que ya había hecho la experiencia de recorrer toda América, me dijo en una charla telefónica ‘no te preocupes tanto por cuántos kilómetros vas a poder hacer por día, el entrenamiento más importante que tenés que hacer es el emocional por lo que implica un viaje así en solitario´, y me pareció un consejo muy sabio”, cuenta el ciclista.

La partida

Si bien los pasajes para viajar hacia Alaska, donde comenzaría el recorrido habían sido adquiridos para principios de abril del 2020, la pandemia de coronavirus obstaculizó sus planes y debió cancelarlos.

“Como empezó la cuarentena y ya no se podía volar hacia el exterior, esperé unos meses para ver si se abrían las fronteras”, indica el Licenciado en Psicología oriundo de Mar del Plata, que tuvo que esperar hasta diciembre para poder salir a pedalear, modificando su ruta.

El 21 de ese mes partió desde el norte de Brasil, cargando 60 kilos de equipaje, distribuido en las alforjas —bolsos que se ubican en los costados de la bicicleta—, que incluían carpa, bolsa de dormir, indumentaria de ciclismo, una muda de ropa informal, abrigos de pluma, herramientas para la bici y una cocinita portátil de camping, entre otras cosas. El marplatense recorrió en tres meses 4 mil kilómetros por la costa, atravesando todo tipo de relieves, desde terrenos áridos, hasta zonas repletas de vegetación.

Ciclista Alaska - Mar del Plata - Alaska - Mar del Plata 6 .jpg

Lo más complejo en Brasil fue el tema del agua por el clima. Yo salí desde el punto de partida con 4 litros de agua y, a las dos horas, esa agua estaba a una temperatura casi como para hacer un té ”, dice Fraternali y detalla: “En los trayectos más duros llegaba a tomar hasta 10 litros de agua por día”.

Otro de los riesgos a los que estuvo expuesto en territorio brasilero, además del clima y la exigencia extrema que implican las subidas en terrenos con pendientes pronunciadas, fue el tránsito en las rutas del país vecino.

“Las rutas son muy peligrosas en Brasil porque hay mucha circulación de camiones y los camioneros no tienen muy buena reputación en relación al respeto por el ciclista”, asevera Matías, que logró sortear sin mayores inconvenientes esa dificultad, “tuve que poner un plus de energía todo el tiempo en la seguridad, y tener cierto manejo técnico, especialmente en rutas donde no había banquina”.

Ciclista Mar del Plata - Alaska - Mar del Plata 4 .jpg

Sin embargo, el viajero nacido en “La Feliz” reconoce que, a pesar de las tensiones que se generaban en la ruta, en las estaciones de servicio donde paraban a descansar, se daba una tregua. “Muchos camioneros se acercaban para conversar conmigo, me preguntaban cómo me estaba yendo, me ofrecían café y, como tienen estacionamientos enormes donde frenan a dormir, me dejaban instalar la carpa ahí y hasta me permitían usar las duchas, que son para ellos ”.

Al llegar a Río de Janeiro en marzo de este año, la pandemia lo obligó nuevamente a modificar su camino. “Me encontré con que la situación del Covid era super compleja en Brasil, había muchas muertes diarias y una amenaza inminente de cierre de fronteras, así que decidí tomarme un avión hasta uno de los pocos o el único país de América que estaba abierto, que era México”.

Rumbo a Alaska

Tras arribar a Cancún, la aventura continuó sobre ruedas: Fraternali atravesó con su bicicleta la Península de Yucatán costeando playas paradisíacas bañadas por las cálidas aguas del Mar Caribe, que sobresalen por su color turquesa.

Luego siguió camino hacia el oeste, pasando por el Estado de Chiapas que, según el ciclista bonaerense “es un lugar de riesgo para los turistas porque permanece la reminiscencia de los Movimientos Zapatistas y en muchos lugares te detienen pidiéndote que colabores”, aunque “depende cómo caigas en esa situación, salís más o menos indemne del apriete”.

Ciclista- Alaska Mar del Plata - Alaska - Mar del Plata7.jpg

Matías, que lleva recorridos más de 6 mil kilómetros entre Brasil y México, actualmente se encuentra en el Estado de Oaxaca y planea seguir hacia el norte.

Bordeando el Océano Pacífico, buscará llegar hasta el límite con Estados Unidos en Tijuana con la esperanza de que, para el momento de su llegada, se abran las fronteras, que en este momento se encuentran cerradas y así pedalear hasta Alaska.

Lo mejor del viaje

Si bien contempló paisajes de película, con atardeceres soñados que difícilmente pueda borrarse de sus recuerdos, lo que más destaca Matías de su travesía es la calidez y la humanidad de todas las personas que se acercaron a asistirlo o que compartieron una conversación con él a lo largo del viaje: “En una aldea muy chiquita de Brasil me recibieron en casas de familia y me dieron muestras de afecto y de cuidado que me emocionaron mucho. En México, lo mismo, super solidarios”.

Ciclista - Alaska - Mar del Plata - Alaska - Mar del Plata 5 .jpg

Tras 5 meses de viaje en solitario, el ciclista no niega que, por momentos, extraña su barrio y a la gente que dejó en Mar del Plata, pero al mantenerse en contacto tanto con sus familiares como con sus amigos, todo es más fácil.

“Mi abuela de 95 años, con quien mantengo una comunicación asidua, estuvo internada por Covid, pero después salió en la previa de mi viaje, y cada vez que hablamos me repite que a ella le costó mi partida, pero que entiende que es mi sueño y eso la pone contenta”, cuenta Fraternali y considera que, para él, esa es “la expresión de amor puro”.

Ciclista Alaska Mar del Plata - Alaska - Mar del Plata 2 .jpg

A pesar de esa sensación de lejanía y añoranza, los contratiempos, algunas raspaduras y los momentos de abatimiento generados por el desgaste físico, que lo llevó a perder más de 17 kilos desde que comenzó el viaje; la mira del marplatense sigue puesta en recorrer la mayor parte de América con su bicicleta.

“Esto es una primera etapa y se vienen un montón de cosas por delante. En algún momento voy a empezar a recorrer la Cordillera de Los Andes y mi sueño es terminar en Ushuaia para recorrer 25 mil o 30 mil kilómetros”, comenta con entusiasmo el psicólogo y ciclista, “me gustaría recorrer toda América, pero eso hoy está muy abierto en relación a la cuestión del Covid y de la inseguridad que se está viviendo en muchos países como Colombia o Venezuela”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión