Política y Economía
EN UN ENCUENTRO INÉDITO

Piqueteros y sindicalistas se reunieron en la CGT

En un hecho inédito, el movimiento piquetero de izquierda se reunió con la CGT para discutir un plan de lucha en defensa del salario y el ingreso.

La Unidad Piquetera, entidad que nuclea a un colectivo de agrupaciones piqueteras de izquierda, se reunió por primera vez con la Confederación General del Trabajo (CGT), en el marco de su plan de lucha nacional, para realizar un paro general en reclamo de un incremento sustancial del salario mínimo.

Se trata de la primera reunión entre estos actores desde que naciera el movimiento piquetero en Argentina, hace poco más de dos décadas. “La reunión de hoy fue histórica", describió el senador bonaerense y secretario general de Canillitas, Omar Plaini.

TE PUEDE INTERESAR

"Por primera vez la CGT, a través de la secretaria de Políticas Económicas y Sociales, de la cual soy su secretario, recibió al Polo Obrero y a la Unidad Piquetera, conformada mayoritariamente por organizaciones de izquierda”, indicó

El encuentro había sido solicitado por los representantes del movimiento piquetero, históricamente reacios a los planteos de la central sindical. Sin embargo, los movimientos internos de la CGT, con dos sectores marcadamente distintos hizo posible lo que hace poco tiempo atrás parecía impensable.

Además, cabe recordar la importante demostración de fuerzas que realizó el movimiento piquetero a inicios de mayo, cuando movilizó durante tres días a columnas de manifestantes desde todos los puntos del país para concentrarse en Plaza de Mayo, en reclamo de "trabajo, aumento salarial y contra la miseria".

Unidad Piquetera en Rosario.jpg
Unidad Piquetera en Rosario.

Unidad Piquetera en Rosario.

¿Qué pasó en el edificio de Azopardo?

Durante la reunión de hoy, desde Unidad Piquetera hicieron hincapié en la necesidad de llevar a cabo un plan de lucha nacional para defender el salario ante la elevada inflación, a la vez que le pidieron a la CGT que se corra del debate político del Frente de Todos y levante las consignas en defensa de los trabajadores que se encuentran por debajo de la línea de pobreza.

"Nosotros hicimos el planteo de que es necesario en la Argentina discutir el salario y empujar un plan de lucha nacional y un paro activo en todo el país, porque el salario lo defendemos o se sigue derrumbando frente a la inflación", señaló el dirigente piquetero Eduardo Belliboni tras la reunión.

Y añadió: "Le expresamos nuestra enorme preocupación a la CGT sobre la inacción que vemos de parte de una central que tiene mucho para decir en esta situación, y no solamente declaraciones sobre los problemas políticos de la Argentina".

"Creemos que es importante que la CGT retome la organización de los trabajadores por sus reivindicaciones, dejando de lado todo debate de otras características, que no plantee cómo llevamos adelante nuestros reclamos", apuró además el piquetero.

"El Consejo del Salario Mínimo se reunió en mayo, fijó un salario, aprobado por la CGT, en $35 mil. Nos parece que es una barbaridad. En Argentina, el salario no puede ser de menos de $100 mil como mínimo, porque es la canasta de pobreza. Sino va a ocurrir, como ocurre ahora y vemos en nuestros barrios, que los trabajadores aún los que están bajo convenio, tienen que mandar a sus hijos al comedor popular porque cobran menos que el ingreso de indigencia", cerró Belliboni.

Por su parte, Omar Plaini aseguró que el pedido de sumarse a una acción directa con los piqueteros, con un paro general a nivel nacional en reclamo de un aumento del salario, será elevado a la cúpula de la CGT para debatirse en el Secretariado.

Si bien es poco probable de que el planteo prospere entre la central sindical, en tanto que configuraría un golpe muy duro para el Gobierno nacional del cual muchos sindicalistas forman parte, es un paso para volver a poner en discusión el salario en Argentina.

El canillita resumió la jornada del siguiente modo: “Es importante la unidad de la clase trabajadora, que no significa unicidad. Significa unidad de acción, defender lo que representamos y nuestros intereses”.

El debate por el salario: trabajadores, piqueteros y empresarios

En el veinte aniversario de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) realizado ayer, hubo al menos dos significativas definiciones por parte de los empresarios más poderosos sobre el estado de situación del país: la política de remarcación de precios y el fomento al status quo.

El dueño de la cadena de supermercados La Anónima, Federico Braun, dijo sin tapujos y en supuesto tono chistoso que "remarca los precios todos los días", lo que el presidente Alberto Fernández denominó una inflación "autoconstruida"; frente a la cual, los sectores que deben convalidar un aumento de su ingreso a partir de la disposición del Estado o que deben hacerlo en el marco de una paritaria, corren siempre detrás.

Poco antes, el Presidente les había expresado en un mensaje grabado que le solicitaba a los empresarios el "compromiso" para frenar la inflación y mejorar la distribución del ingreso, luego del crecimiento de más de 10 puntos del PBI del año pasado.

https://twitter.com/alferdezprensa/status/1534198128773156865

A la vez que, Martín Migoya, el titular de Globant, empresa de software que radicó en Luxemburgo, afirmó: "Déjennos el arco quieto. No hagan nada. Si no saben qué hacer, no hagan nada. Dicen 'hay que redistribuir'. ¿Por qué? Si no saben, o no pueden, al menos dejen las cosas como están".

De ese modo Migoya mostró su rechazó al proyecto de gravar la renta inesperada presentado esta semana, una de las iniciativas de Alberto Fernández y Martín Guzmán en dirección al reclamo interno que le propina el kirchnerismo para que mejore la distribución de la riqueza.

La presentación del proyecto se dio tras la ruidosa salida de Matías Kulfas del Gabinete nacional, uno de los principales impulsores de la idea de que "la pobreza se combate con más producción y más trabajo", tal como había explicado a INFOCIELO frente a las críticas de sectores oficialistas que planteaban una mayor intervención del Estado en la distribución.

Luego de la baja del desempleo del 13 al 7%, el alto índice de pobreza dejó a las claras que la visión de Kulfas no era suficiente. La vicepresidenta Cristina Kirchner ya había denunciado en ese sentido el nuevo fenómeno de los trabajadores pobres en Argentina y el modelo vigente de exportaciones con bajos salarios, que tampoco logró aumentar las reservas en el Banco Central.

Mientras en el sindicalismo se debaten si con mejores acuerdos paritarios los distintos sectores pueden sortear la pérdida de poder adquisitivo producto de una inflación que este año anuncian con un piso del 60%, en el movimiento piquetero tienen la certeza que hacen falta más instrumentos para pelear también por el ingreso.

En la izquierda analizan un dato concreto: el desempleo cayó durante la primera década del siglo XXI, y luego se conformó un "núcleo duro" en torno al 10% que no ha sido perforado. "Ese ejército de reserva hace que el trabajador, por más que gane poco, prefiera ganar poco y no estar desocupado", señaló un abogado laboralista a este medio.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión