Política y Economía
A horas del Pellegrini

La hípica celebra la asunción de Kicillof y el fin de “una gestión nefasta” de Vidal

Desde el sector resaltan que la gestión de María Eugenia Vidal, además de tener una política hostil hacia la hípica, se despidió con una deuda de cuatro meses del Fondo de Reparación.

“Intentaron ponernos de rodillas, pero seguimos de pie y con más expectativas que nunca por el gobierno que comienza y su impronta”, describió Diego Quiroga, secretario general de APHARA.

Las declaraciones del dirigente gremial se dan a hora que se abran los partidores para disputarse una nueva edición del Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini, el clásico más importante del calendario hípico argentino, que se realizarán en de Hipódromo de San Isidro, este sábado 14.

TE PUEDE INTERESAR

“La esperanza que despertó en el pueblo argentino la asunción de Alberto Fernández se vio replicada en la provincia de Buenos Aires, con la puesta en marcha de la gestión del gobernador Axel Kicillof; No solo en los ciudadanos y ciudadanas sino también en los diversos sectores que hacer al motor productivo del territorio bonaerense”, relató el dirigente gremial.

Entre otros, quien alzó la voz para mostrar sus expectativas es la industria hípica. En primer lugar, por la salida de un gobierno considerado como “nefasto” para la actividad, según palabras expresadas por Diego Quiroga, secretario general de la Asociación del Personal de Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina (APHARA).

“Desde el comienzo el gobierno que se fue hizo todo lo posible para poner de rodillas a la hípica y nos llevó al borde del abismo. De arranque la gobernadora Vidal tardó 6 meses en empezar a pagar lo que corresponde por la Ley de Turf. Después bajó el porcentaje al piso del 9% del Fondo e intentó directamente eliminarlo mediante un proyecto que no pudo avanzar por el apoyo de todo el arco opositor en la Legislatura bonaerense”, afirmó el líder gremial.

Y, como corolario de una gestión abiertamente desinteresada de la industria, Vidal se retiró de la administración sin girar el dinero correspondiente al Fondo de Reparación, algo vital para la subsistencia de la actividad. El retraso ya lleva nada menos que 4 meses.

“Lo peor fue que, al no poder imponerse, efectuó una campaña mediática de desprestigio. Y la realidad es que la hípica no es parte del narcotráfico ni de la marginalidad y mucho menos ludopatía, sino que es una industria que da trabajo y genera divisas para el país”, agregó Quiroga.

Por eso, el dirigente se mostró entusiasmado con la asunción de Axel Kicillof, con quien se reunió en campaña y prometió apoyar a la industria hípica como el sector se merece, sin obstáculos ni condicionantes de ninguna índole. “Toda la familia del turf aguarda esperanzada que ello suceda”, concluyó Quiroga.

Gran Premio Gran

El Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini es el clásico más importante del calendario hípico argentino, y es la competencia hípica con más historia e importancia en el turf sudamericano e iberoamericano. Pertenece al Grupo I de la escala internacional.

Su origen se remonta a 1887, en honor a uno de los fundadores y primer presidente del Jockey Club de Buenos Aires, Carlos Enrique José Pellegrini Bevans, que llegaría a ser, además, Presidente de la Nación Argentina.

En sus primeros años, entre 1887 y 1939, la carrera se disputó en el Hipódromo de Palermo, pasando luego al Hipódromo de San Isidro. Sin embargo, entre los 1971 y 1979, el Gran Premio volvió a correrse en Palermo, debido al cierre de San Isidro.

Actualmente se disputa en la pista de césped del Hipódromo de San Isidro, sobre una distancia de 2.400 metros, y en él pueden participar caballos de 3 años y más edad, oriundos de cualquier país.

El peso de la monta de los ejemplares se calcula de acuerdo a la edad de los caballos según la escala internacional. A su vez, las yeguas reciben un descargo de 2 kg en la monta.

Así, este sábado 14, no faltará nadie a la cita del césped en el norte, los aficionados se amontonarán para ver la historia de un nuevo ganador de ésta carrara que ya ganaron, allá lejos y hace tiempo, Old Man, Botafogo y Yatasto; e incluso, más acá en la historia, el crédito de Santa Elena, Sixties Song, o Puesto Escondido y Il Mercato.

Esta carrera tiene tantas historias que sería imposibles de abreviar en este sucinto comentario de color en una nota que refleja una realidad llena de preocupación y esperanza; pero el capricho de la historia brinda un dato que en este presente resignifica de manera particular.

El primer caballo argentino que ganó la carrera, en 1889, se llamaba Bolívar, hasta allí se venían imponiendo los purasangres ingleses y luego también conjuntamente con los franceses; los puros argentinos tardaron como cinco años en imponer su hegemonía, que más tarde se alteraría con algún triunfo de caballos uruguayos, peruanos o brasileños.

 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión