Tendencias
MITO O REALIDAD

¿La producción de carne perjudica al medio ambiente?

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA) publicó una serie de datos sobre el impacto que tiene la producción ganadera en nuestro país.

En los últimos tiempos, se han multiplicado las voces que dicen que la producción vacuna perjudica notablemente el medio ambiente. Sin embargo algunos estudios recientes contradicen esta tendencia discursiva. Desde el IPCVA remarcaron que muy por el contrario de lo que se dice sobre la producción de carne, el sistema mejora la fertilidad del suelo, evita la erosión y es beneficioso para la biodiversidad.

En cuanto a los datos que brindaron desde el organismo destacan que en el mundo se utilizan 2.000 millones de hectáreas de praderas y pastizales para la producción de ganado, de los cuales 1.300 millones sólo pueden ser pastoreados y no utilizarse para cultivos destinados al consumo humano.

TE PUEDE INTERESAR

En ese sentido en relación a nuestro país, el aporte de la ganadería vacuna a las emisiones totales del planeta es de solo 0,15 %. Se destinan aproximadamente 65 millones de hectareas a la ganadería, tierras que no son aptas para la producción de otro tipo de alimento para el hombre.

carne.jpg
Producción de carne vacuna en el país

Producción de carne vacuna en el país

En cuanto a las emanaciones de metano, algo muy marcado por los críticos de la producción vacuna, desde el IPCVA destacaron que la energía utilizada por el ganado para vivir deriva de la fijación de CO2 a través de la fotosíntesis por parte de las especies forrajeras que consumen y que el CO2 permanece en la atmósfera por mucho más tiempo que el metano producido en la digestión de los alimentos por los vacunos. Por lo tanto, si bien el valor de emisión del metano es mayor, cuya magnitud es motivo actualmente de revisión, al permanecer menos tiempo resulta en un efecto ambiental neto menor.

El informe destaca también que los sistemas de producción basados en el pastoreo contribuyen a mejorar la fertilidad del suelo, evitan la erosión, son beneficiosos para la biodiversidad y, en el caso particular de la agrosilvicultura, adicionalmente mejoran los ingresos de los productores derivados de la madera y el ganado que pastorea las forrajeras implantadas en el monte.

Finalmente no esquivaron una de las polémicas que surgió en los últimos años relacionadas al veganismo y vegetarianismo sobre lo perjudicial de la ingesta de carne. En este punto desde el IPCVA destacaron que la carne es un alimento de alta calidad rico en nutrientes esenciales, como los aminoácidos de alto valor nutritivo que nuestro cuerpo no puede sintetizar en las cantidades adecuadas, EPA (ácido eicosapentanoico), DHA (ácido docosahexaenoico) omega-3, hierro hem, vitaminas B12 y D3, creatina, carnosina, taurina, particularmente importante en el desarrollo cerebral de los bebés.

Además desde el IPCVA pusieron el foco en un estudio de profesionales del Hospital Garrahan de Buenos Aires que demostraron el riesgo, particularmente en lo que hace a deficiencia de vitamina B12, que corren las madres veganas que no incluyen carne en sus dietas antes de la concepción hasta el final de la lactancia materna y algo semejante lo constituyen comunidades que presentan inmunodeficiencia infectadas por el VIH/SIDA.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión