Política y Economía
OPINAN LOS MATARIFES

Carne: críticas de matarifes por la presión tributaria

Desde la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA), explicaron cómo se construye el precio de la carne y lanzaron críticas a AFIP y ARBA.

En el marco de un sostenido aumento del precio de la carne, los matarifes y abastecedores salieron en su defensa, puntualizando sobre “presiones fiscales” que estarían “asfixiando” al sector. En especial, criticaron duramente a AFIP y a ARBA.

El comunicado de los matarifes se da un día después de que el INDEC publique los nuevos datos de inflación, respecto al mes de marzo. En el estudio, se desprende un dato clave: el precio de la carne casi duplican el nivel inflacionario en general.

TE PUEDE INTERESAR

Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) “a lo largo del año 2020 y comienzos de 2021, se observan incrementos significativos durante enero (7,6%), marzo (5,6%), abril (9,2%), noviembre (7,7%), diciembre (20,2%) y enero (6,3%)”. “Luego de la fuerte dinámica alcista, en febrero el incremento ponderado promedio de los cortes de carne vacuna anotó una fuerte desaceleración, resultando en 0,5%”, indicaron.

La contracara del tema fue manifestada por la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA), que sacó un informe en el cual explica cómo se construye el precio de la carne y cuáles son los “errores” que cometen las agencias recaudadoras del Estado. Para los productores, AFIP “parte de una referencia errónea” al momento de calcular el pago que se realiza para la faena.

Esto –explican- se da en un contexto por demás complejo: “precios de la hacienda de consumo que se encuentran en niveles récord, una caída en las ventas de las carnicerías y consumidores que no pueden convalidar más subas de precios en los mostradores”.

En síntesis, para CAMyA, las agencias recaudadoras del Estado “presionan cada vez con mayor intensidad en inspecciones que no son válidas”, porque se toma en referencia los precios del Mercado de Liniers.

“Como hemos manifestado en reiteradas oportunidades, este espacio aglutina el 10% de la hacienda que se comercializa en Argentina y si bien es referencia de precios, no es válido como punto de partida para calcular impuestos”, exponen desde la Cámara de Matarifes y Abastecedores.

Screenshot_1.png
Aumento de la carne: duras críticas de matarifes por una

Aumento de la carne: duras críticas de matarifes por una "fuerte presión tributaria"

Los productores fueron más allá que, por ejemplo, ARBA, “sigue sin prestar atención a nuestra solicitud de mantener un encuentro”. “Esta situación solo evidencia interés por cobrar, sin escuchar nuestros reclamos”, agregan.

Desde CAMyA también plantearon que la presión tributaria recrudece “sobre quienes se encuentran registrados”, ante el dato extraoficial de que al menos el “80% de las carnicerías están por fuera de ley, que además de estar en falta en materia impositiva, representa un grave problema desde el punto de vista sanitario”.

“Mientras sigamos sin poder blanquear a ese universo de carnicerías que se encuentran fuera del sistema, la presión tributaria seguirá recayendo sobre quienes tenemos al día nuestros impuestos. Con este panorama, es difícil que podamos asegurar la trazabilidad de la carne, además de la amenaza sanitaria que representa para los consumidores”, sostuvieron.

Screenshot_2.png
Aumento de la carne: duras críticas de matarifes por una

Aumento de la carne: duras críticas de matarifes por una "fuerte presión tributaria"

CÓMO SE CONSTRUYE EL PRECIO

Además, desde CAMyA recordaron cómo se conforma el precio de la carne, una de las preocupaciones diaria de la gente ante una suba que no cesa. Los matarifes explican que, como en cualquier otro mercado, el “precio final de la carne no es una suma de costos”. Este precio es independiente de cómo se conforme la cadena productiva hasta llegar a la carnicería”, explican. .

“Las variaciones de precios al interior de la cadena modifican la distribución de ingresos de entre eslabones, pero no el precio final de la carne. En este sentido vale resaltar el rol de los matarifes como oferentes de carne que, al incrementar la competencia dentro del sector, impiden que pocos actores ostenten poder de mercado y actúen como formadores de precios”, justificaron.

También, precisaron datos respecto a la caída de la producción y por consiguiente, de los bajos índices de consumo. Según el informe de CAMyA, debido a la baja producción del mes de enero, “el consumo aparente tocó un mínimo, ubicándose en 41,0 kg por habitante por año. Esto significa una caída del 21% respecto a enero de 2020”.

En tanto, las exportaciones de carne bovina registraron un alza del 10% respecto a enero de 2020. “Si bien China continúa siendo el principal destino (con el 75% de los embarques), se destaca un importante aumento de los envíos a Brasil e Israel, en detrimento de la UE y Chile”, expusieron.

Por último, la exportación representó un 30,4% de la producción de enero. “El precio promedio de exportación continúa en baja. Se situó en los US$ 4.128 la tonelada, un 23% menos que en enero de 2019”, informaron.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión