Gugnali y Camino: el deber de honrar la memoria de Sabella