Deportes Infocielo
Bergamo a sus pies

San Papu y Duvan: La dupla menos pensada que hizo historia en el Calcio y jugará la Champions

El fútbol italiano sólo habla de Atalanta. El equipo de Bergamo que clasificó por primera vez a la Champions y tiene a dos viejos conocidos del fútbol argentino como banderas: Alejandro “Papu” Gómez y Duvan Zapata, de hecho a Gómez lo rebautizaron como “San Papu”. Conocé la historia del ex Arsenal que empezó hace muchos años, de la mano de un campeón del Mundo en las Sierras de Tandil y también lo que superó la “perla negra” Pincharata.

El Atleti Azurri d´Italia es un estadio que no alberga más de 25 mil personas. Pero todas y cada una de ellas respetan, admiran e idolatran a Alejandro Darío Gómez más conocido aquí como Papu, pero desde ayer en Italia su apodo se ha visto beatificado. Por aquellos lugares se habla de “San Papu” de Bergamo.

Es que el volante ofensivo de 31 años y 1,64 de estatura es la bandera futbolística del club de Bergamo, que nunca ganó un Scudetto, pero que ayer logró meterse en Champions por primera vez en la historia y fue, como no podía ser de otra forma, de la mano de la dupla.

Su rival de turno, el Sassuolo, se puso en ventaja y silenció a un estadio que depositaba las ilusiones en los pies y la cabeza de Gómez y de Duvan Zapata (el potente delantero colombiano que supo brillar en Estudiantes en su breve paso por el fútbol argentino), el nacido en Cauca, que supo reponerse a la muerte de su madre mientras disputaba el Mundial Sub 20 con la Selección Colombia. Sabiendo lo ocurrido se quedó a competir y se le abrieron las puertas de Estudiantes donde marcó 22 goles en 46 partidos. En su horizonte lo esperaban Nápoli, Udinese y Sampdoria. Luego llegaría la dupla con Papu, la dupla histórica.

Si Zapata aportó su cuota goleadora hay que decir que Gómez jugó para hacer milagro y lo logró. El primer ingreso en la historia de Atalanta a la Champions dejó afuera a gigantes del tamaño de Milán, Roma y Lazio entre otros.

La historia de Gómez es de película. Con 14 años fue convocado por Jorge Burruchaga (campeón del Mundo en México ´86) por entonces técnico de Arsenal, para sumarse a la pretemporada que el plantel iba a realizar en las sierras de Tandil. En el mismo año (2007) fue campeón de la sudamericana con Arsenal y campeón del mundo sub 20 con Argentina en Canadá. Supo enfrentar a un técnico en pleno partido en su único paso por una grande en nuestro fútbol (San Lorenzo 2009-10). Fue dirigido por Simeone en dos equipos distintos y luego de tres años en Calcio y tras un paso por Ucrania se tuvo que volver a Italia para escaparse de la guerra civil en Kharkiv.

 

Ese Gómez, que sufrió quedar afuera de la Selección que jugó en Rusia, es el que le mete rosca al centro que complica al arquero y que Zapata sólo tiene que empujar; el mismo que un rato más tarde la pica ante la salida del arquero para dar vuelta el partido y que los 25 mil presentes exploten y acaricien el sueño europeo y es el mismo que, en el cierre de una jornada inolvidable, no se tira en el área y hace un rodeo para desairar al defensor y meter la asistencia para el tercer gol. Gómez ratifica su condición de ídolo. Ya dejó de ser el “nene” de Arsenal para ser San Papu y ahora, con su amigo Duvan,  se irán a medir con los mejores del mundo.

 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión