Política y Economía
Paralelismos

Borgen y la rosca argentina: inspiración de Massa y rechazo de Carrió

Qué opinan los políticos locales sobre Borgen, la serie que expone los vaivenes de la política danesa.

Diez años atrás, la cadena pública danesa emitió el primer capítulo de Borgen, una serie pensada por y para daneses; con mínimo o casi nulo alcance internacional. Sin embargo, la rosca interna del palacio de Christiansborg cautivó la atención de muchos fanáticos de las series políticas, que se sorprendieron por la óptica escandinava, muy distinta a de las producciones pochocleras de Hollywood.

Siete años después de la emisión de su capítulo final, la construcción política de Birgitte Nyborg –primera mujer ficcional en alcanzar el cargo de Primer Ministro-, los acuerdos siempre al límite de su asesor y armador político, Kasper Juul, y el vínculo del círculo rojo danés con los medios cautivaron el interés de varios miembros de la política argentina, desde el Gobierno de Alberto Fernández hasta aliados políticos como Sergio Massa.

TE PUEDE INTERESAR

borgen-8d01df.jpg
Los protagonistas de Borgen, la serie furor entre los políticos argentinos

Los protagonistas de Borgen, la serie furor entre los políticos argentinos

“Hay una distancia abismal entre lo que se retrata en Borgen y lo que pasa realmente puertas adentro en La Rosada”, reconocen desde Balcarce. Son muchos los miembros del gabinete de Alberto Fernández que quedaron encandilados por la dinámica tan distinta de la rosca danesa, con una agenda de avanzada; vigente incluso a una década de su grabación. El propio Santiago Cafiero reconoce que le “encantó” y la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, “la vio entera de un tirón”.

Las comparaciones con el sistema político argentino son casi imposibles de trazar. Desde 1953, Dinamarca tiene un sistema de gobierno unicameral, que funciona con la participación de 179 miembros del Folketing (parlamento). Un dato no menor es que el sistema de representación en el gabinete es proporcional: cada partido que reciba al menos el dos por ciento de los votos electorales tiene derecho a su representación en el Gobierno.

WhatsApp Image 2020-11-08 at 11.57.36.jpeg
El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, fan de Borgen

El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, fan de Borgen

A diferencia de los sistemas parlamentarios atomizados, como es el caso alemán, el modelo danés se caracteriza por contar con una gran cantidad de pequeños partidos; lo que obliga al primer ministro a generar consensos y a acordar de modo constante con la oposición cada una de las políticas de Estado. Algo difícil de imaginar en la arena local. La imagen de Cafiero liderando una reunión de gabinete con Nicolás Del Caño como ministro de Trabajo resulta, cuanto menos, una proyección improbable en el corto plazo.

La búsqueda constante de consensos y la dinámica de intercambio permanente con la oposición fue uno de los ejes que le fascinó a Sergio Massa cuando la vio. En efecto, el presidente de la Cámara de diputados suele poner como ejemplo a la ficción danesa cada vez que habla del armado político que lleva adelante para la ampliación del Frente de Todos. “Es la dinámica del dar, negociar, escuchar y aprender también a ceder”, suele argumentar el líder del Frente Renovador.

El disparador de la serie es el batacazo político de Nyborg, quien se convierte en la primera mujer en ostentar el cargo de primer ministro después de que el principal candidato de la oposición denunciara por corrupción a su rival y la credibilidad política de los dos principales partidos daneses quedara en jaque en las horas previas a los comicios electorales.

massa2.jpg

Spoiler alert: al llegar al poder, Birgitte comienza la arriesgada y filosa misión de llevar adelante un gobierno de coalición desde su posición como líder de los moderados, un partido minoritario de centro izquierda que se ve obligado a negociar cada una de las decisiones de gobierno con al menos otras cinco fuerzas políticas.

“Los problemas no siempre tienen solución. Los políticos no son todos buenos o malos, hay matices. Es muy complejo querer hacer una comparación con la política local, porque Dinamarca es un país que tiene un grado de estabilidad que permite y da lugar a ese tipo de negociaciones parlamentarias”, es el análisis complejo y realista que Cecilia Todesca realiza rápido y al paso, desde los pasillos de "la privada".

mauricio-macri-963681.jpg

Llamativamente, la dinámica que inspiró a Massa y que interpeló la vicejefa de Gabinete fue la misma que atrapó a Mauricio Macri. “No me gusta la rosca por la rosca, me gusta la rosca con sentido como en Borgen; no la rosca vacía”, destacó el ex presidente, en la entrevista con Jonathan Viale. “Me llamó la atención que dijera eso, porque fue a todo lo que se opuso cuando tenía el poder”, analizó con ironía un ex miembro de la “mesa política” de Juntos por el Cambio, que por estas horas tantea la temperatura del agua del otro lado de la grieta y también vio la serie completa.

Mientras que María Eugenia Vidal la tiene todavía como un “pendiente” y se aboca a la silenciosa reconstrucción de Juntos por el Cambio tras la derrota electoral del 2019, Elisa Carrió sí se tomó el tiempo de mirar al menos los primeros tres capítulos de la serie. Pero hubo algo que no le gustó a la líder de la Coalición Cívica y fue precisamente una de las primeras decisiones que toma la protagonista de la serie antes de llegar al poder.

En el primer capítulo de Borgen, el candidato opositor con mayor ventaja y posibilidad de derrocar al primer ministro conservador -que pelea por la reelección- rompe con la alianza tácita con los moderados, que implicaba el apoyo a la agenda de los derechos a los inmigrantes y los refugiados políticos en Dinamarca.

002-carrio-enojada.jpg

La ruptura con Michael Laugesen –quien se convertirá a lo largo de las tres temporadas en el más férreo opositor de Nyborg- obliga a Birgitte a quitarle el apoyo público y político al partido con mayor intención de votos, lo que la deja aislada y lejos del futuro gobierno mayoritario del partido laborista a horas de la elección. Sin embargo, el suicidio político que para su armador significó la ruptura de la alianza electoral se convierte de forma paradójica en el disparador de su llegada al poder.

“Creo que hay algo ahí interesante en términos del lugar en el que se ponen algunos acuerdos básicos vinculados al modelo de país que busca cada partido. Dinamarca tiene una economía estable y desafíos muy antagónicos a los que se viven desde hace años en la Argentina. Mientras que acá te despertás con una corrida cambiaria, allá buscan acordar una política medio ambiental a veinte años”, reconocen desde Balcarce.

Las fuertes e inamovibles convicciones que muestra al comienzo de la serie Nyborg enamoraron a Carrió. Pero, segundo spoiler alert, fue llamativamente la negativa de la protagonista a acceder al poder con un “carpetazo” lo que hicieron que la ex diputada le bajara el pulgar y dejara de verla. En la ficción, el armador político de Birgitte accede a documentación que prueba un acto de corrupción y le propone “filtrarlo a los medios” para terminar con la ambición electoral del primer ministro.

3106966-low_res-borgen.jpg

La decisión de Nyborg de no apelar al “golpe bajo” para construir poder tiene distintas lecturas. Los papeles a los que accede su armador demuestran que el primer ministro hizo una ostentosa compra en una lujosa cadena de indumentaria femenina de Londres con la tarjeta de crédito emitida por el gobierno danés para gastos de representación.

En caso de hacerse pública, la información sin duda terminaría por destruir la carrera política del primer ministro, si no fuera por el hecho de que la compra fue realizada por su esposa, una mujer que batalla lejos de la opinión pública contra un desequilibrio mental. La protagonista se enfrenta así ante la disyuntiva de construir poder a fuerza de torcer sus límites éticos.

  • Juul: “El primer ministro usa fondos públicos para sus gastos personales”.
  • Nyborg: “¿Quién empezó ese rumor?”.
  • Juul: “Vi la prueba. Vi un recibo de compra en Mulberry por 71.800 coronas pagado con la tarjeta laboral y dos recibos cancelados de esa compra con la tarjeta de su esposa. Podemos usarlos. Podemos decirle que los tenemos y extorsionarlo o los filtramos y nos mostramos indignados como una oposición unida”.
  • Nyborg: “No somos una oposición unida”.
  • Juul: “Podemos filtrarlos de forma anónima y esperamos que renuncie”.
  • Nyborg: “¿Y si fue un malentendido?”.
  • Juul: “Es un hecho que compró un bolso y un abrigo muy caros con fondos públicos”.
  • Nyborg: “Y es un hecho que su esposa es infeliz”.
  • Juul: “El hombre le robó al país”.
  • Nyborg: “¿Y tu propuesta es extorsionarlo? Acaba de morir su asesor y no me gusta el juego sucio”.
  • Juul: “Vamos a perder nuestras bancas, estamos en guerra. No podemos dejar pasar esto”.
  • Nyborg: “Jamás me lo perdonaría si llegara al poder así”.
  • Juul: “Entonces dudo que llegues al poder”.

No conforme con la decisión moral de su jefa y atento al diluido poder del partido tras su ruptura con los laboristas, Juul acude al principal candidato de la oposición y le entrega toda la documentación. “Sé algo que convertiría a la persona correcta en primer ministro; si se usara sabiamente”, lo tienta. Laugesen, preocupado por la corta distancia electoral con su rival, decide utilizarlo y lo hace público en el debate televisivo que protagonizan todos los candidatos en la víspera de la elección.

Nyborg no sospecha que fue su asesor quien entregó la documentación y desató el escándalo político de la década en el país con menor corrupción del mundo. El cimbronazo social que causó la publicación de los recibos aniquiló las ambiciones políticas tanto del primer ministro, como del principal candidato opositor. La protagonista, que daba por finalizada su carrera en el Borgen, no sólo se convierte en la principal ganadora de las elecciones –obteniendo un récord de bancas-, sino que además es ungida por la sociedad para ser quien lleve adelante el gobierno de coalición.

La relación con Juul tiene un (primer) punto de quiebre cuando Nyborg se entera de que fue su armador quien le entregó el “carpetazo” a la oposición y decide despedirlo, pese a que fue esa "rosca" la que torció las elecciones y la convirtió en primer ministro. “Eso fue lo que no le cerró a Lilita y directamente dejó de ver la serie”, reconocen desde el entorno de Carrió. “No le gustó que lo despidiera por haber hecho público el acto de corrupción”, refuerzan.

La relación con los medios de comunicación es, tal vez, el único punto en común entre la rosca danesa y la argentina. A lo largo de la serie, se expone la sociedad no siempre lícita entre la prensa y los políticos. La capitalización del morbo por parte de los medios sensacionalistas y el filtrado constante de información por parte de los partidos para torcer o condicionar las negociaciones parlamentarias tienen también su anclaje local.

47b31220bcff1a79d4dcd8f0e7e3af08.jpg

Ese es otro de los puntos que llamó la atención de Massa. “Nunca va a ser noticia que hubo un acuerdo o que dos opositores construyen un diálogo. Lo que funciona en los medios es el escándalo, la pelea y las declaraciones picantes sin sustento”, reconocen desde la mesa chica del Frente Renovador, en línea con uno de los principales problemas que consideran tiene la gestión del Frente de Todos: la agenda de los medios más grandes, alineada con los intereses de la fragmentada oposición.

La agenda danesa es otro de los puntos que llama la atención de los políticos argentinos. El debate por la legalización del aborto se presenta como algo saldado, mientras que las políticas ambientales y de reducción de contaminación por parte de las empresas se presentaban ya diez años atrás como lo urgente. El único punto en común es el machismo que deben enfrentar las funcionarias, incluso por parte de sus compañeros de partido.

“Hay un capítulo en el que se debate el proyecto de ley de equidad de género y la ministra es brutalmente atacada por su condición de mujer. Se le cuestiona su pasado como modelo de ropa interior, incluso desde el propio Gobierno. El ataque me hizo acordar un poco a las descalificaciones constantes de (Sergio) Berni contra Frederic. Esta cosa del macho que no se banca el desembarco de las mujeres en el Gabinete y marca la cancha también incluso para las mujeres que aspiran a llegar a las mesas de decisión”, compara con reserva una funcionaria del Gobierno.

Screenshot_22.png

El abordaje de los medios a las políticas de Nyborg por su condición de mujer también llamó la atención de muchos representantes del Frente de Todos, quienes recordaron el dual tratamiento que recibieron las dos administraciones de Cristina Kirchner, en relación al modo en el que los medios cubrieron la presidencia de su marido, Néstor Kirchner.

Lo mismo sucede cuando la serie aborda el problema de salud mental que enfrenta la hija de la primer ministro, utilizado por la oposición para criticarla y capitalizado por los medios, quienes llegaron a tomarle fotografías a la adolescente durante su tratamiento en una clínica psiquiátrica.

“El paralelismo con lo que le hicieron a Cristina cuando se hizo público el problema de salud de Florencia es bastante lineal”, reconocen desde el ala kirchnerista del Gobierno. “Nadie se metió con los hijos de Macri, se cruzó un límite ético que tal vez con otros mandatarios hombres jamás siquiera se hubiera puesto sobre la mesa. Ahí hay otro punto de comparación interesante que nos deja Borgen”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión