Política y Economía
RESERVAS

El BCRA promovió nuevas restricciones a las importaciones

Tras las decisión de restringir las importaciones, el Banco Central adujo que se buscan responder a la demanda de divisas para la importación de energía.

En el Banco Central de la República Argentina (BCRA) estimaron que con las nuevas restricciones a las importaciones resueltas en el día de hoy, podrán acumular las reservas necesarias para el pago de la energía importada.

Frente a la elevada demanda de energía que registra el país en medio del periodo invernal, la cual debe ser solventada con la importación de la misma -al menos hasta que se concrete la construcción del gasoducto Néstor Kirchner-, y en medio de los altos precios internacionales producto de la crisis energética a nivel global que agudizó la guerra en Ucrania, este lunes el BRCA resolvió disponer de una serie de restricciones a las importaciones.

TE PUEDE INTERESAR

Según explicaron desde la entidad que conduce Migel Pesce , se trata de "responder a las necesidades extraordinarias de divisas para atender la importación de energía, con el objeto de sostener el crecimiento económico y el desarrollo de las pymes".

Desde Alemania, el presidente Alberto Fernández aseguró que las nuevas disposiciones "eran medidas que ya veníamos pensando desde antes". “Estábamos esperando que el directorio del Fondo aprobara el primer trimestre para aprobarlas porque hubieran significado un cambio de condiciones respecto a lo que el fondo había visto y van en el sentido en que se puedan recuperar reservas, que es un objetivo importante”, afirmó en conferencia de prensa.

Tras haber pasado de forma positiva la última revisión trimestral por parte del directorio del FMI, una de las metas más difíciles de lograr para el nuevo trimestre tienen que ver justamente con las reservas a las que el BCRA se comprometió a alcanzar, en tanto que las cifras que viene adquiriendo de modo diario se encuentran muy por debajo a las esperadas para el cumplir con el FMI.

En esa línea, el presidente manifestó que “poner en orden las cuentas públicas porque nosotros no creemos que se pueda vivir eternamente con déficit fiscal así que eso hay que tratar de corregirlo paulatinamente”, en respuesta a la exposición de la vicepresidenta Cristina Kirchner en la CTA, en la que le había restado importación al déficit fiscal como causante de la alta inflación.

Hace una semana, Cristina Kirchner volvió a remarcar a la escasez de dólares como el principal problema de la economía argentina en la actualidad y, tras haber criticado la pérdida de reservas para el pago de deudas del sector privado, cargó contra lo que denominó un "festival de importaciones".

Según los registros del INDEC publicados la semana pasada, en los primeros cinco meses del año hubo récord tanto de exportaciones como de importaciones, que alcanzaron los volúmenes más altos en una década. Sin embargo, el saldo de ese intercambio comercial fue el más bajo para ese periodo en cuatro años. La vicepresidenta había apuntado a la stockeo por parte de las empresas, como a la sobre y sub facturación por parte de las empresas que comercializan con el exterior.

Las nuevas restricciones del BCRA a las importaciones generó la disparada del dólar blue o ilegal, que en el día llegó a superar los $230; a la vez que provocó las quejas del sector de las grandes industrias. El titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, expresó que “el acceso a insumos importados es clave para que el proceso productivo no se detenga. La industria está aportando desde la agregación de valor, la inversión y la generación de empleo para que Argentina transforme la recuperación en crecimiento”.

Y añadió que “se acordó generar una mesa de diálogo con la UIA para mejorar la regulación sobre el pago de las importaciones, en la búsqueda de optimizar los recursos para sostener el crecimiento de la economía”.

En contraposición a las quejas de la UIA y los pedidos de reducción de plazos, las PyMEs -exceptuadas de la nueva disposición del BCRA-, apoyaron la medida. "Desde la entidad empresaria se precisó que es necesario que las empresas demuestren transparencia a la hora de importar y que no se generen excesos. Además, se precisó que las compras al exterior solicitadas por las PYMES deberán representar un porcentaje de la facturación para justificar que se agrega valor al producto final", afirmaron en un comunicado de CGERA.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión