Política y Economía
COLETAZOS DE LA DERROTA

Los ministros que pueden salir del gabinete de Axel Kicillof

La derrota en las elecciones abrió el "libro de pases" en el Gabinete de Axel Kicillof. Quiénes son los ministros más resistidos.

La derrota en las elecciones primarias que sufrió el Frente de Todos puso en jaque a los Gobiernos de Alberto Fernández y de Axel Kicillof. La posibilidad de que haya movimientos en los Gabinetes -que "corra sangre", en los términos empleados por Juan Grabois-, suena fuerte. En Provincia, todos los ministros pusieron "a disposición" sus renuncias, y hay algunos que parecen tener picado el boleto.

Cuando el gobernador Axel Kicillof armó su gabinete, empleó una lógica muy distinta a la que aplicó Alberto Fernández. En lugar de “lotear” lugares y hacer espacio para todos los miembros de la alianza, puso a su círculo más íntimo de confianza. Y, en los lugares donde hizo falta, "heredó" ministros de Cristina Fernández de Kirchner, como Julio Alak, Sergio Berni y Daniel Gollán.

TE PUEDE INTERESAR

Desde el vamos, para los intendentes se trataba de “tecnócratas” sin experiencia en gestión. “En seis meses nos van a llamar para que le solucionemos los problemas. No es fácil la botonera de la Provincia”, anticipaban. Parte de ese augurio se cumplió.

Hasta ahora, Axel Kicillof sólo movió dos fichas y por obligación. La de Fernanda Raverta, titular de Desarrollo de la Comunidad, que fue convocada para hacerse cargo de ANSES, y la de Daniel Gollán, ministro de Salud, que desembarcará en la Cámara de Diputados. Teresa García, ministra de gobierno, hará lo propio para incorporarse al Senado.

Más allá de esos casos, la política bonaerense tiene tres nombres en carpeta para salir a buscar reemplazo: Agustina Vila, directora general de Cultura y Educación; Agustín Simone, ministro de Infraestructura, y Sergio Berni, ministro de Seguridad. Aunque tambien se cuestiona el desempeño de varios otros, como Estela Díaz, ministra de la Mujer, y de Javier Rodríguez, de Desarrollo Agrario.

El podio de los ministros más cuestionados

Agustina Vila.jpg
Agustina Vila, la ministra de Axel Kicillof más cuestionada

Agustina Vila, la ministra de Axel Kicillof más cuestionada

El primer nombre es el de Agustina Vila. Su perfil subterráneo no se condice con el protagonismo que debe tener una Directora General de Cultura y Educación. Nunca dio explicaciones sobre las decisiones en materia educativa, en casi dos años que, pandemia mediante, las escuelas bonaerenses sufrieron como nunca.

Bajo su ala hay una Dirección de Infraestructura, a cargo de Alejandro Lambezat, que, más allá de pelearse con los intendentes de la oposición, hizo poco y nada. Las escuelas se siguen cayendo a pedazos y comprometen sus servicios educativos.

Esto se vio claro cuando se reanudaron las clases luego del parate por pandemia: un gran porcentaje de las escuelas no pudo abrir sus puertas por falta de calefacción, de agua o porque los techos filtraban.

Para reemplazar a Vila suena hace rato Florencia Saintout, ex decana de Periodismo en la UNLP, diputada provincial y miembro de La Cámpora. Hasta ahora, su desembarco no se dio, y los rumores se atribuyen a “operaciones de prensa”.

Agustín Simone, el licitador

El segundo es el de Agustín Simone. El ministro de Infraestructura viene del núcleo duro de Axel Kicillof, tanto como Agustina Vila. Le cabría sin dudas el mote de “funcionario que no funciona”. Lleva ejecutado menos del 10 por ciento de un presupuesto que la administración bonaerense no dudó en calificar como “histórico”.

Agustín Simone - Ministro Infraestructura
Agustín SImone, otro ministro de Axel Kicillof en la cuerda floja

Agustín SImone, otro ministro de Axel Kicillof en la cuerda floja

“Licita, licita, pero no ejecuta”, se quejan hasta los propios. Es literal: dentro de la cartera, los expedientes no avanzan y las obras ni siquiera se empiezan. Así, la premisa de Axel Kicillof en torno a no hacer anuncios que no se pueden cumplir queda muy, pero muy expuesta.

"En el marco del Plan Estratégico de Infraestructura impulsado por el gobernador Axel Kicillof, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires realizó en el transcurso del año 100 licitaciones para ejecutar obras de Arquitectura por 15 mil millones de pesos", comunicó esta mañana la cartera.

Para paliar ese déficit, algunos intendentes deciden empezar las obras comprometiendo fondos propios, con la esperanza de que sean reintegrados por la Provincia. En un contexto de 50 por ciento de inflación anual, parece una apuesta sumamente arriesgada. Los Jefes Comunales desesperan por desembarcar en esa cartera y cortar ese nudo de la gestión.

El intendente de Brandsen, Daniel Cappelletti, de la UCR, contó una experiencia cercana que sirve como ejemplo de lo que padecen casi todos sus colegas: "A Brandsen le tocaban 3.6 millones y yo puse como obra la terminal, porque teníamos que reparar la cuestión sanitaria y en general del municipio. En ese momento era suficiente para llevar adelante toda la obra. Hoy no me alcanza ni para la mitad, y el dinero llegó a mediados de 2021", contó, entrevistado en Lado P, el ciclo político audiovisual de INFOCIELO.

Incluso contó que la solución que le brindó el ministro de Infraestructura, Agustín Simone, fue "usar el fondo hasta lo que alcance y usar después otro fondo que va a llegar desde Nación".

Sergio Berni (siempre) en la cuerda floja

El tercero no es otro que Sergio Berni. Si bien para Axel Kicillof, el Ministro de Seguridad aporta soluciones en su área, lo cierto es que trae, además, enormes problemas políticos. Su enfrentamiento abieto con las autoridades nacionales, empezando por el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, para quien no ahorró críticas ni siquiera durante la campaña, lo hacen un blanco fácil.

Pero además sus cortocircuitos permanentes con Sabina Frederic, su segundo Eduardo Villalba y hasta la Jefa de Gabinete de Seguridad de la Nación, Cecilia Rodríguez, le dejaron servido a la oposición el discurso de campaña: “No se ponen de acuerdo mientras a los vecinos los matan”, fue el machaque de Juntos por el Cambio.

Los intendentes tampoco bancan al Ministro de perfil más alto del Gabinete. En parte, porque centralizó todo el mando de Seguridad y los dejó sin participación. También porque los pone en tensión con Frederic. Y, finalmente, porque toma decisiones drásticas -como llevarse patrulleros de un lado a otro- sin siquiera dar aviso.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión