Política y Economía
ROSCA PERONISTA

A destiempo, Axel Kicillof reaviva la discusión por el PJ bonaerense

Axel Kicillof salió a respaldar a Máximo justo cuando el acuerdo para que se quede con el PJ parecían avanzados y regía un "pacto de silencio" con intendentes.

El plan para colocar al frente del PJ Bonaerense a Máximo Kirchner, un movimiento que guarda sintonía con la coronación de Alberto Fernández en el partido a nivel nacional, ingresó desde hace varias semanas en una suerte de “cono del silencio” que el gobernador Axel Kicillof acaba de desactivar.

El tema estalló en las tapas de los diarios, con un tratamiento especial: el malestar y hasta la presunta rebelión de los intendentes, que históricamente guardaron para sí ese espacio de poder, con la única excepción de los interinatos de Hugo Moyano y de Cristina Álvarez Rodríguez tras la enfermedad de Alberto Balestrini, por entonces vicegobernador de Daniel Scioli.

TE PUEDE INTERESAR

Si bien el sillón del PJ Bonaerense es un espacio más simbólico que de ejercicio real de poder, sólo Fernando Gray, de Esteban Echeverría, miembro del binomio que maneja el partido desde 2017, expresó alguna resistencia. Fuera de micrófono, el resto de los intendentes optó por allanarse al pedido explícito del presidente Alberto Fernández.

Cuando los micrófonos finalmente se encendieron, los intendentes mostraron unánimemente el respaldo. El primero fue Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora. Luego Juan Zabaleta y hasta el díscolo jefe comunal de Ezeiza le abrieron paso al hijo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Axel Kicillof, que difícilmente esté afiliado al partido, lanzó una definición a regañadientes. “Máximo es un dirigente de una jerarquía altísima así que bienvenido si es electo, si se convierte en presidente del PJ bonaerense”, manifestó el Gobernador ante la consulta de INFOCIELO, aunque advirtió que “el Partido Justicialista tiene sus reglas y sus formas, estamos esperando que se resuelva”.

Corrían los últimos días de diciembre de 2020 y el tema quedo rápidamente en el olvido. No fue por decantación. En Casa Rosada cayó muy mal que las internas partidarias acaparan espacio en los los diarios y la tv, en medio de una crisis económica y frente a la posibilidad de terminar con la pandemia por coronavirus gracias a un operativo de vacunación histórico por su complejidad y alcance.

Por eso casi nadie habló del PJ en lo que va de 2021. Hasta ayer, que Axel Kicillof, ajeno a ese pacto de silencio, volvió a agitar las aguas. “Creo que hay un acuerdo bastante amplio para que sea Máximo el próximo presidente del PJ bonaerense, su figura es muy convocante”, sostuvo durante una entrevista publicada por Página 12.

Por más que sea extemporáneo, y a pesar de que las negociaciones no pasan por él -ni siquiera está afiliado al partido, de acuerdo a los registros oficiales-, el diagnóstico del Gobernador es correcto. Dentro del partido hay un consenso casi unánime en torno a la idea de que Máximo Kirchner asumirá la presidencia en marzo o abril, dejando inconclusos los mandatos de Gray y Menéndez.

Las prioridades son otras -la pandemia, la vacuna, la economía- pero el calendario aprieta. En marzo se acelerará el calendario electoral. En junio habrá que discutir las listas de candidatos. En agosto, si no pasa nada raro, hay que concurrir a las urnas. Para entonces, el Partido Justicialista deberá mostrar un orden que legitime la toma de decisiones difíciles.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión