Política y Economía
DEUDA DE LA PROVINCIA

Kicillof y el dilema del derrame o la canaleta

Los anuncios del gobernador Axel Kicillof y el dilema el que se enfrenta tras la demanda de los bonistas: ¿Pagar la deuda, o reactivar una economía en crisis?

La Provincia atraviesa horas clave, en el país summum de horas clave. Tras la demanda presentada en Nueva York por un Grupo Ad Hoc de acreedores de la deuda externa, el gobernador Axel Kicillof debe tomar la decisión que marcará el futuro de su gestión: mantener la negociación frente a una deuda “impagable” y lograr los términos que sepa consensuar, o seguir por la vía judicial y que el partido se defina de visitante.

Hoy, en un doble acto, envió un mensaje claro a los bonistas. Primero sentó en Casa de Gobierno a su ministro de Economía, Pablo López, para dar las explicaciones técnicas y anunciar por qué, bajo las condiciones actuales, la Provincia no paga.

TE PUEDE INTERESAR

Porque no puede, pero también porque no quiere: necesita que el caudal de fondos se derrame a los municipios a través de la obra pública para generar los chispazos que enciendan la economía, en lugar de irse por la “canaleta de la bicicleta financiera”.

Horas más tarde sentó al ministro de Infraestructura, Agustín Simone, para decirle a los bonistas -palabras más, palabras menos- que “entre Wall Street o Ranchos, elijo Ranchos”. Desde el Ministerio de 7 y 58, firmó con los intendentes de 18 obras viales por $4.260 millones, para que ejecuten los propios mandatarios a través de mano de obra local: unos 3.000 puestos de trabajo directos, en un país que ayer reconoció un desempleo del 11%.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FKicillofok%2Fstatus%2F1375472331972341762

Kicillof administra una crisis importante y, en varios aspectos, estructural. En ese contexto, eligió una vez más el camino del keynesianismo, con un rumbo similar al que cuando era el Ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner: la obra pública como motor de la economía, y la negociación de las deudas en busca de acuerdos favorables.

“Teníamos por delante 1.400 millones de dólares por año, es inabordable y más en pandemia. Lo que está haciendo la Provincia es un esquema, un perfil de vencimientos que esté dentro de las posibilidades de pago de la provincia de Buenos Aires”, sostuvo durante el anuncio en un tono que ya le conocemos de las negociaciones con el fallecido juez Thomas Griesa.

El esquema propuesto por su gestión –otra vez junto a Pablo López como actores centrales de una negociación con acreedores–, fue rechazado, modificado y prorrogado desde enero del año pasado. Esta semana, un grupo Ad Hoc decidió judicializarlo y aceleró los anuncios del Gobernador.

Tanto su discurso como el de López giraron sobre la “sostenibilidad de la deuda ”, un término en línea a lo expresado por Martín Guzmán en la negociación con los bonistas de Nación. “Nuestro gobierno en 12 años pago, financio todas las deudas, pero no firmó nada que lleve a otro fracaso”, advirtió Kicillof. También repitieron como mantra "el rol del Estado", como el empuje necesario en medio de la crisis para que se prendan los motores.

Este año el lema de la gestión es el mismo que el anterior, fallido por la pandemia: poner la Provincia en marcha. A partir de la obra pública, y apostando a que el plan de vacunación funcione lo suficiente para que la segunda ola de coronavirus no azote como a Brasil, generar las condiciones para mejorar la producción, el consumo, y el consecuente repunte económico.

Para eso, necesita utilizar los recursos que, en otras condiciones, estarían destinados al pago de la deuda. En términos claros: si paga la deuda no hay Provincia en marcha, y que la economía se motorice como pueda. Si no paga, la judicialización y un nuevo litigio parecen inevitables. Kicillof dijo que su intención es mantener las negociaciones. Pero entre derrame o canaleta, ya tomó la decisión de elegir derrame.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión