Política y Economía
INVITADA PERMANENTE

Todo soviético: La obsesión de Arietto con el comunismo

Nadie comprende el fenómeno Florencia Arietto. Más allá de sus veloces mutaciones partidarias, ahora en la televisión la invitan semanalmente. Su nueva obsesión

Esta vez fue Joaquín Morales Solá pero en las últimas semanas pueden haber sido Viviana Canosa, Nicolás Wiñazki, Luis Majul, Juana Viale, Luis Novaresio, Jonatan Viale o cualquier "pope" televisivo quien invita a Florencia Arietto a su living, panel o mesa. Tiene ticket de abono asegurado a la pantalla chica. Y ella allí va, con su discurso "anti soviético" sin que nadie de los conductores la contradiga ni le sume el más mínimo aditamento de mesura verbal para aclararle que atrasa 60 años en su discurso de odio al comunismo.

Florencia Arietto ganó fama de mujer picante. Fue cuando asumió como jefa de seguridad de Independiente y prometió terminar con la barra brava. Su lengua filosa llamaba la atención cuando cargaba contra el “Bebote” Álvarez y sus muchachos.

TE PUEDE INTERESAR

Pero no había llegado allí por casualidad. Como abogada penalista, se había hecho fama de “garantista”. Denunciaba la violencia de la Policía Bonaerense “contra los pibes de los barrios”. Así llegó a ser asesora del Proyecto Sur de Pino Solanas, en las Comisiones de Justicia y Seguridad de la Legislatura de la CABA.

0r0oH2oexeDJGC_T.mp4

La obsesión de Florencia Arietto por mencionar el comunismo y dar una idea de un "Kirchnerismo soviético"

También fue abogada defensora de sobrevivientes de la dictadura, algunos de ellos obreros de la Mercedes Benz de La Matanza.

Su costado progresista la llevó más tarde cerca del kirchnerismo.

Pero su salto político lo pegó al lado de Sergio Massa, con quien militó durante un tiempo breve, hasta que en septiembre de 2018 los medios informaban: "La especialista en seguridad Florencia Arietto fue designada como asesora en el Ministerio de Seguridad, según surge de la resolución 752/2018 publicada en el Boletín Oficial. La designación de la dirigente en el gobierno marcó su alejamiento definitivo del Frente Renovador que integró, y la tuvo como candidata en las últimas elecciones legislativas".

A partir de allí, casi en coincidencia con la debacle económica del macrismo, el viraje ideológico de Florencia Arietto se hizo más potente, permanente y con este perfil obsesivo hacia lo soviético que muestra en cada aparición televisiva.

Una réplica en miniatura del devenir ideológico de su referente política actual, Patricia Bullrich, sin la militancia montonera (por edad probablemente), pero con la misma impronta de cambio de rumbos constante: de izquierda a derecha.

Con el tema vacunas comenzó a enamorarse Arietto de la metáfora de lo soviético y el comunismo.

Es que el origen ruso de la vacuna Sputnik le daba el pie justo para (sin importarle que Rusia no tiene comunismo desde 1991) golpear allí en donde la mandaron a hacerlo, en la conquista de mentes libertarias de convicción anti comunista.

Y ese es su plan.

Poco importa en que contexto lo diga. Su misión es mencionar la mayor cantidad de veces posible las palabras "comunismo" y "soviético" en referencia al kirchnerismo.

La necesidad del "ala Bullrich" de Juntos por el Cambio es seducir a jóvenes libertarios para que no se vayan con opciones liberales económicas, como Espert y Milei ni con otros adalides de la "mano dura" más filonazis, como Biondini, evitando así que dispersen el voto de derecha. Esto convierte a Arietto en un "ariete" necesario para los Halcones de Cambiemos.

Juega de marcador lateral por derecha para contener que los balones no se vayan al "out ball" por esa banda.

Por eso es capaz de provocar la risa y hasta quedar en ridículo para las grandes mayorías, y entre sus pares profesionales, diciendo sandeces históricas y políticas sin ponerse colorada ni cuidar ningún "prestigio" académico.

Florencia Arietto es un soldado que repite como un mantra el "si, mi capitán", que en este caso se traduce en "el kirchnerismo soviético representante del comunismo".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión