Sociedad
UNTREF

Desarrollan en la UNTREF un dispositivo que protege a médicos del contagio de COVID-19

Se trata de la Aerosol Box, una caja transparente que cubre la cabeza de pacientes infectados, actuando como protección para que los médicos realicen su trabajo

Investigadores, docentes, estudiantes y becarios del grupo de investigación “Aerogenerador Social” de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), en conjunto con la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y un grupo de médicos, trabajan en el desarrollo de una versión  adaptada de un dispositivo médico conocido como Aerosol Box que funciona como barrera protectora para el personal de salud que se encuentra tratando a un paciente infectado con Coronavirus.

La Aerosol Box es una caja transparente, que cubre la cabeza del paciente, a través del cual los médicos pueden insertar sus manos para realizar de forma segura la intubación endotraqueal, un procedimiento necesario para pacientes gravemente infectados con COVID-19 que sufren insuficiencia respiratoria. Este cubo, hecho con acrílico o policarbonato, tiene dos agujeros en un lado a través del cual los médicos pueden insertar sus manos para realizar el procedimiento mientras están protegidos de las gotas respiratorias del paciente. 

TE PUEDE INTERESAR

El prototipo creado por los especialistas de la UNTREF y la CNEA posee un diseño simple, que se adapta fácilmente al tamaño de la camilla requerida y que permite ser armado en pocos minutos a partir de su ensamble modular con nodos impresos en 3D con materiales biodegradables como el PLA. Por otra parte, puede ser sanitizada en forma simple mediante los métodos convencionales, además de ser muy liviana al combinar perfiles de aluminio y nylon cristal. “Tenemos la posibilidad de enviarla desarmada al interior del país o donde se necesite y que se arme muy rápido y fácilmente”, aseguraron los investigadores.  

Otra de las características positivas de este dispositivo, según explicaron desde el equipo de investigación, la Aerosol Box es un dispositivo con bajo costo de fabricación por lo que no requiere grandes inversiones, a diferencia del modelo original creado recientemente por Lai Hsien-yung,un anestesiólogo de Taiwán, que requiere de acrílico. “Ese material resulta caro en nuestro medio, además de que puede romperse tras su uso repetido”, explicó la doctora María Celeste Carrero, integrante del equipo médico del grupo de investigación.

La “Aerosol Box 2.0”, creada en Argentina cuenta con un diseño de menor costo, que ronda los $3000, con armazón y nylon cristal de fácil descontaminación y más versátil que permite no solamente la intubación oro-traqueal, sino también la realización de estudios como endoscopía o ecocardiograma transesofágico. 

La doctora Carrero, explicó que la caja recibe ese nombre porque protege de las gotas de aerosol generadas al realizar procedimientos médicos y que se utiliza cuando se practica “una intubación oro-traqueal a los pacientes y se realizan procedimientos en la vía aérea con riesgo de aerosolización, como una endoscopía, un ecocardiograma transesofágico (estudios que producen generación de gotas respiratorias infectadas)”, agregó la médica cardióloga. 

Cabe destacar que el equipo de investigación, dirigido por el doctor Lucio Ponzoni, docente de la UNTREF, también desarrolló un modelo nacional de Válvula Venturi de flujo variable para el uso en máscaras de oxígeno, así como de un videolaringoscopio que permite manejar en modo avanzado la vía aérea del paciente al realizarle asistencia respiratoria mecánica. Ambos dispositivos también fueron fabricados mediante tecnologías de impresión 3D con materiales biodegradables. 

El Ingeniero Julio Sola, coordinador de las carreras de Ingeniería Ambiental y Licenciatura en Higiene y Seguridad del Trabajo comentó que “para todos los dispositivos se realizan los ensayos requeridos por la ANMAT, para demostrar la seguridad y eficacia del producto médico desarrollado, para su aprobación de uso en los centro de salud de la Argentina”.

El equipo de trabajo interdisciplinario está formado por un equipo técnico, integrado por el doctor  Lucio Ponzoni, el ingeniero Julio Sola, la doctora María Petraglia por parte de la UNTREF, a quienes se suman los estudiantes de la misma universidad, Andrea Villanueva, Guillermo Bacci, Paula Nicoletti y Rocío Muñoz; y la magíster Carolina Anessi, la ingeniera Paola Bustamante y el técnico Daniel Anello, todos ellos de la CNEA. 

El equipo médico, por su parte, está con conformado por la doctora Celeste Carrero (ICSI /Sanat. Las Lomas) y los doctores Enrique Franzini (Sanat. Las Lomas),  Gabriela Francos (Hosp. Fernández) y Sebastián Peralta (Sanat. Güemes).




 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión