Sociedad Tendencias
VIVIR VIAJANDO

Argentina Sin Atajos: dejó la oficina y ahora trabaja recorriendo el país en moto

Nacho Saso tenía vida llena de confort, pero renunció a toda comodidad para cumplir su sueño: viajar por Argentina para grabar un documental

Ignacio Sánchez Sorondo todavía recuerda el momento en el que terminó de darse cuenta de la locura que había consumado. Ya no tenía su auto, lo había vendido para poder comprar costosos equipos de grabación con el propósito de iniciar con su nuevo proyecto de vida: viajar por Argentina grabando documentales y poder vivir de eso. Sobre la mesa reposaba una cámara réflex, un drone y una cámara deportiva; todos elementos profesionales con capacidad para grabar en calidad cinematográfica.

“Me preguntaba ‘¿Qué hice?’ mientras me agarraba la cabeza con las manos”, recuerda en diálogo con INFOCIELO “Nacho Saso”, que no tenía conocimientos previos sobre Fotografía o Producción Audiovisual, “me mandé como un atrevido porque no tenía idea de nada. Obviamente antes de arrancar había aprendido bastante buscando cosas en Google y YouTube, practicando y haciendo cursos online”.

TE PUEDE INTERESAR

Pero la apuesta más importante y temeraria la había hecho antes, cuando decidió renunciar al confortable estilo de vida que tenía viviendo solo, con un empleo estable en una empresa de energía renovable, con un jefe con el que tenía una buena relación y con un sueldo que le permitía vivir holgadamente.

“Tenía el confort muy asegurado, pero había algo que me decía ‘no es por acá’”, cuenta el joven aventurero de 36 años, que se desvinculó de la compañía para comenzar a concretar la vida de viajero que soñaba, “mi mamá me preguntaba al principio ‘¿De qué te estás escapando?’, y yo le explicaba que no estaba dejando algo que era un bajón, todo lo contrario, estaba en mi mejor momento, no me escapaba de nada”.

Así, entre sensaciones de incertidumbre, temor, ansiedad, expectativa, e ilusión, Nacho Saso se lanzó a la ruta. Primero viajó desde Necochea hacia Córdoba, donde permaneció durante casi dos meses y luego continuó viaje hacia el norte, recorriendo Catamarca, Salta y Jujuy.

Argentina sin atajos 3.jpg

Luego de completar esa primera etapa, regresó a Buenos Aires, donde lo esperaba una lujosa moto provista por una prestigiosa marca británica que desembarcó el año pasado en Argentina. A bordo de la moto, y con el apoyo de nuevos patrocinadores, siguió hacia el sur, atravesando la Patagonia, hasta llegar al punto más austral del país, en Tierra del Fuego.

Cada nuevo destino es una nueva odisea para Nacho Saso, que se lleva consigo lo mínimo indispensable para evitar cargar con mucho peso la moto: “La mayoría de mis bártulos son todos equipos de grabación porque tengo un drone y varias cámaras, además de la computadora, que uso para ir editando los videos en el camino”.

Lo que tampoco puede faltarle es su “casa”, una carpa que le permite mantenerse a resguardo cuando debe dormir a la intemperie en cada sitio por el que pasa.

“Acampar en medio de la nada es duro, empezás a escuchar ruidos y yo soy una persona muy miedosa”, confiesa Nacho Saso, aunque aclara: “No me paraliza el miedo, aprendí a enfrentarlo saliendo de la carpa para ver qué hay. Por ahí te come el león o, por ahí, decís ‘no era tan grave’”.

ARGENTINA SIN ATAJOS 4.jpg

“Viajar en moto y dormir en carpa, haciendo todo a pulmón me permitió tener un contacto mucho más cercano con la gente”, reconoce Ignacio, que compartió todas esas experiencias en su cuenta de Instagram con sus más de 26 mil seguidores, “si lo hubiese hecho en auto o camioneta y hoteles, no hubiese llegado a la gente de la forma que yo quería”.

¿Mi trabajo?: contar historias

Si bien admite que muchas veces extraña la vida de antes, cuando no se preocupaba por cuánto dinero tenía en la billetera y tenía todo organizado, Nacho Saso no se arrepiente de la decisión que tomó al convertir su pasión en su trabajo: “Vos sabés que laburando en una empresa tenés mes a mes tu sueldo. Yo hoy no lo tengo, entonces estás pelechándola y buscándole la vuelta, pero gracias a ese rigor fui aprendiendo y supe qué es lo que me gusta”.

Ignacio creó su propia productora de contenidos audiovisuales, que trabaja con clientes directos y también con agencias, realizando videos institucionales, corporativos, deportivos y documentales. Pero todas sus energías las deposita en su proyecto “Argentina Sin Atajos”, un documental que reunirá lo mejor de todo el material que grabó en los distintos puntos del país que visitó y lo que aún le queda por registrar.

Según cuenta su creador, la idea inicial era “documentar Argentina mostrando los paisajes y no tanto a la gente”, aunque su viaje a Catamarca, hizo que cambiara totalmente de parecer. Allí, luego de un viaje de 10 días en mula, conoció a Lorenza, una mujer de más de 90 años que vive completamente sola en medio de la Cordillera en una casa de adobe sin agua ni luz.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB5B1BXUpnf9%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAAGh3a8ihh5OsRI86x14Fr8ksXdpCIkPvI4o7eW6i1y6wTQSxme7KTp1XX9Stzm8U7Omlef0giM5AvUf3IbWHO1YspJwHdfGCVEJQxDJuszLtFYirYSy76o93YO1We3xumydwRaw9KvzQjyk9obuZCQTSJwZDZD
View this post on Instagram

A post shared by Nacho Saso (@nachosaso)

“Cuando conocí a Lorenza y pude contar su historia, entendí al 100 por ciento cuál era mi propósito. Me dije ‘tengo que contar historias de la gente’”, explica Nacho Saso y asegura que “viajando se aprende muchísimo, primero escuchar a las personas y segundo porque te hace valorar mucho más lo sencillo. Me acuerdo que, para conocer a Lorenza, me acompañó una familia que vive sobre la montaña y los chiquitos iban a un salar a picar con una piedra la sal para ponerle a la comida. Todas esas vivencias hacen que tengas un registro más poderoso de lo sencillo”.

Argentina sin atajos

Nacho Saso sabe que a muchos les gustaría poder estar en su lugar, atravesando el país de punta a punta, conociendo paisajes únicos e historias increíbles y haciendo de esa experiencia su empleo, pero también trata de no idealizar su trabajo: “Yo amo mi laburo, sigo viajando y estoy constantemente aprendiendo, viendo cosas increíbles y conociendo provincias zarpadas, porque Argentina es una locura; pero también está el lado B del que siempre cuento en las redes, porque tenés que estar bajo la lluvia, durmiendo en un aislante super finito, no comés bien, muchas veces no te podés bañar, y no tenés acceso a las comodidades de una casa”.

Argentina sin atajos 5.jpg

En 2016 Ignacio publicó el libro “Sin Atajos”, donde narra su historia de superación: tras una serie de tropiezos en un momento difícil de su vida, logró sobreponerse, convirtiendo ese dolor en energía y disciplina para entrenarse como nunca antes y cumplir con la impensada hazaña de completar la competencia Ironman, un triatlón extremo que combina natación, bicicleta y running y que pone a prueba incluso a los corredores más experimentados.

“Esa experiencia fue el puntapié inicial de todo este proceso de descubrimiento de mi propósito porque entendí que si vos querés lograr algo, lo podés hacer, pero te tenés que esforzar mucho y a largo plazo, como hice con el Ironman sin ser deportista, pero entrenando 4 horas por día”, señala el autor del libro.

A su proyecto actual de recorrer el país documentando todos sus paisajes y contando las historias de su gente lo bautizó “Argentina Sin Atajos”, haciendo una especie de analogía con la experiencia de su libro.

ARGENTINA SIN ATAJOS.

“El ‘Sin Atajos es como una marca mía que significa que en la vida no hay atajos, que si querés hacer algo, podés hacerlo, pero tenés que remarla y remarla”, dice Nacho Saso, y aclara que aún hoy lo sigue haciendo: “Yo estoy en proceso. Esto es un emprendimiento que va creciendo de a poquito con el apoyo de sponsors y marcas, pero hoy vivo el día a día, no es que tengo la situación económica resuelta”.

Si bien la llegada de la Pandemia retrasó sus planes, Ignacio ya volvió a las rutas y actualmente se encuentra en los Esteros del Iberá, en la provincia de Corrientes, desde donde continuará hacia Misiones. El siguiente paso es visitar además San Juan, San Luis y La Rioja, completando su recorrido por Argentina para luego viajar hacia África.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión