Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES 

Recorre la Provincia rescatando animales desprotegidos 

Lleva rescatados alrededor de un millón de animales en toda la Provincia y todos los días se encarga de alimentar a cientos de perros abandonados en la calle

Cuando salía del colegio, Mikaela Prada, no se iba a jugar a la casa de sus amigas, como hacían el resto de sus compañeras; prefería visitar a su abuela, en el barrio porteño de Palermo y subir hasta el techo, donde iba religiosamente a dejarle alimento balanceado a los gatos. Fue allí donde empezó con los rescates de animales: con tan solo 12 años, tocaba timbre en todos los edificios vecinos, donde ya la conocían y les pedía una colaboración económica para castrar a los perros que se encontraban en la calle.

“La gente colaboraba y con mi mamá nos hacíamos cargo”, cuenta a INFOCIELO Prada y comenta: “La castración en aquel momento salía 36 pesos, mi mamá me las podría haber pagado tranquilamente, pero el mensaje que me daba era que no tenía que ser todo fácil, que yo tenía que pensar la forma de resolverlo, y a mi lo que se me ocurrió fue eso”.

TE PUEDE INTERESAR

Animales - perros Provincia 2 .jpg

Su primer rescate lo realizó también junto con su madre. Juntas asistieron a Cindy y Mili, dos perras en celo que habían sido abandonadas y caminaban sin rumbo cerca de la casa de su abuela.

Según cuenta, en su hogar nunca le pusieron trabas cada vez que quiso ayudar a un animal. “Tengo una familia muy particular. Desde que yo era chica, tuvimos conejos, tortugas, caballos, perros y gatos; porque aman a todos los animales”, explica Prada.

Hoy, con 27 años, Mikaela tiene su trabajo como productora audiovisual, aunque destina prácticamente todo su día al cuidado de los animales. Desde que se levanta, cerca de las cinco y media de la mañana, recorre con su auto las calles de las distintas localidades de la Zona Norte del Gran Buenos Aires, con una bolsa de alimento balanceado en el baúl, y se ocupa de alimentar a los perros que se encuentran desprotegidos.

Animales - perros Provincia 3.jpg

Además de alimentarlos, también se ocupa de encontrarle una familia a los animales que se encuentran abandonados o que sufren el maltrato por parte de sus dueños.

“En los rescates que realizo, lo primero que hago es llevar al animal a la clínica veterinaria para que chequeen su estado de salud, después lo llevo a mi casa o a algún lugar de la casa de mi familia o de mis amigas, depende que animal sea, y me encargo de buscarle adoptante cuando su salud está al 100 por ciento”, explica Prada. Según la rescatista influencer, el tiempo que tarda en encontrarles un nuevo hogar es variado porque “depende del corazón que tenga la gente para querer adoptar, de que lo vean lindo y que sea lo que están buscando. Por ejemplo, hasta hace poquito tuve una perrita que la pude dar en adopción después de 4 años, pero en otros casos capaz tenés una suerte increíble y el proceso es super rápido”.

provincia- perros Provincia - perros .jpg

Mikaela asegura que, desde que empezó con esta tarea, rescató aproximadamente un millón de animales de todo tipo y en distintos rincones de la Provincia. “Me he ido hasta San Nicolás, Laprida, Mar del Plata e incluso hasta Rosario”, indica

Muchos de estos animales son liberados a partir de allanamientos , cuando las personas que los tienen cautivos se niegan a entregarlos. “Yo primero siempre trato de golpear la puerta y de entablar un diálogo, pero cuando veo que no me lo quieren dar, comienzo con las denuncias en la comisaría y en la fiscalía”, expresa la realizadora audiovisual.

provincia- perros Provincia - perros (2).mp4

En uno de los allanamientos logró rescatar a 400 perros que tenía una acumuladora de animales, viviendo en pésimas condiciones en una vivienda de Wilde. “Me encargué íntegramente de ese allanamiento: hice la denuncia, puse abogados, llevé 18 organizaciones de Buenos Aires al operativo y nos llevamos a los 400”, recuerda Mikaela Prada.

La joven de 27 años recibe diariamente cientos de mensajes de gente que le acerca casos de todo tipo y a toda hora. “Hace un mes atrás, me llamó una amiga a las dos de la mañana diciéndome que había que ir a rescatar a una comadreja, que había sido atacada por un perro y estaba con sus 8 crías. Nos fuimos a esa hora y, cuando llegamos, la comadreja mamá estaba muerta, pero pudimos salvar a sus 8 bebés, que estaban tomándole la teta”, relata Mikaela y observa: “Si hubiéramos llegado al otro día, estarían todas las comadrejas muertas”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB_tC6QkAq08%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAEUJ0vJlhQ4rICkjI02IgA9cnECsPu3l2tyTYD0RkMtZAbYsbjmwhbW3fS64ac7lk0NtDrEpALieZCEq9S2S8iK59kZBzzFKjFwLeslEA2sBBI5zzRqQrNvZBiunjSFw9i4h7WKUhXEGX1QqeUKpMDhu40KSIgZDZD

En su cuenta de Instagram (@mikarescatistadeanimales), donde tiene casi 100 mil seguidores, comparte las historias de los rescates. Entre todas esas, la que más la marcó fue la de una Border Collie, que había sido encontrada dentro de una bolsa de consorcio cerrada, con olor a putrefacción, en medio de un campo en Pilar. “Cuando la saqué de la bolsa de consorcio, la perra estaba agonizando y tenía el útero salido para afuera con un tumor lleno de gusanos y pus", describe Prada, quien se encargó de llevarla de inmediato a la veterinaria, donde hicieron todo lo posible por salvarla, pero no lo lograron. “Es horrible porque llegás tarde por la culpa del humano, que es quien le hace eso. Te ponés muy mal, pero por lo menos decís ‘en ese último suspiro, por lo menos supo que hubo alguien al lado de ella”, dice la rescatista.

Mikaela no recibe ningún tipo de apoyo económico por parte de organismos del Estado ni del sector privado y tampoco acepta dinero a modo de donación. “Lo que hago es dar el contacto de la gente muy humilde que ayudo, para que puedan llevarles sábanas, frazadas, alimento balanceado, insumos veterinarios, o incluso podés donar tu tiempo”, concluye Prada, que es madrina de distintos refugios.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión