Sociedad Tendencias
JUNTAN FIRMAS

Piden que los alimentos procesados sin ingredientes de origen animal lleven un sello vegano

A través de una petición colectiva que ya cosecha más de 15 mil adhesiones, buscan que los productos aptos para el consumo de quienes se oponen a la explotación animal sean más fáciles de identificar.

Para saber si un producto tiene o no ingredientes de origen animal, los veganos suelen perder varios minutos en la góndola leyendo su diminuta etiqueta. Bajo el objetivo de facilitar este proceso y hacer de la compra algo menos engorroso, un joven activista inició una junta de firmas online que busca incluir un sello especial en este tipo de artículos

“Cada vez somos más las personas que elegimos un estilo de vida vegano, ya sea por empatía con los animales, compromiso con el medio ambiente, motivos de salud o religiosos, por eso es tan importante que el Estado nos garantice, a través de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT), su certificación ”, explica Ian en la petición, que ya cosecha más de 15 mil adhesiones.

TE PUEDE INTERESAR

Tal como los intolerantes al gluten pueden distinguir los productos libres de trigo, avena, cebada y centeno (TACC) sin mayores problemas gracias a la normativa que obliga la inclusión de un símbolo específico, el impulsor de la iniciativa pide apoyo para que aquellos que se oponen a la explotación animal también logren hacer más simple la visita al supermercado.

“Es nuestro derecho saber qué estamos consumiendo”, subraya el joven, y remarca que “ esto ya existe en la Unión Europea, donde hay un criterio estandarizado para productos veganos y genera confianza en los consumidores”.

El estilo de vida vegano rechaza la explotación de los animales en todos los aspectos de la vida y sienta sus bases en el combate del especismo, una forma de discriminación que, al igual que el sexismo, el racismo o la xenofobia, legitima la superioridad de un grupo sobre otro y justifica su opresión, dejando de lado su capacidad de sentir y su interés por vivir.

Quienes adoptan esta postura, no utilizan ropa de seda, lana o cuero, se alimentan a base de productos que no contengan ingredientes de origen animal  y se cercioran de que los cosméticos que compran no hayan sido testeados en animales. Tampoco asisten a "espectáculos" como corridas de toros, riñas de gallos, carreras de perros, doma o pesca, y rechazan la tracción a sangre, los zoológicos, los acuarios e instituciones similares.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión