Política y Economía
SIN LUGAR PARA EL PERIODISMO

"Gracias, Carlitos": La frase que anticipa Animales Sueltos en campaña

Comenzó nuevamente Animales Sueltos, con Alejandro Fantino. Un hecho hizo prever otra temporada a pura operación pre electoral, especulaciones y manipulación

Alejandro Fantino es un todoterreno. Pero a la hora en que la política lo necesita él está allí, firme al pie del cañón, para disparar lo que sea necesario (y cuando sea preciso) para alcanzar la meta. Si bien aún falta más de un año para la contienda electoral, y ni siquiera se conocen precandidatos oficiales, lo visto en la noche del lunes por América en Animales Sueltos, en su (renovada?) versión 2022, fue una muestra de a donde apunta y para qué regresó, luego de unos años fuera de la pantalla.

Hubo un hecho que llamó la atención de público y analistas de medios, que ocurrió cuando Alejandro Fantino convocó a uno de los nuevos integrantes del staff a "pasar al frente" para brindar su opinión, aunque asemejaba demasiado a un maestro que llama a un alumno para dar la lección en el secundario.

TE PUEDE INTERESAR

El conductor, vestido de riguroso traje achupinado, y con su mejor peinado, le consultó acerca de las expectativas de inflación al periodista económico Carlos Burgueño, quien intentó aportar una mirada crítica, pero sensata acerca del fenómeno, aceptado universalmente, que dice que la economía se basa en expectativas más que en realidades, y repetir una especulación de un número probable de inflación a fin de año es, al menos, irresponsable periodísticamente, aunque las consultoras lo hagan.

Sobre todo si esas estimaciones se replican en televisión y pueden provocar la famosa "profecía autocumplida" de hacer que los números de productores, comerciantes y formadores de precios ya trabajen con esos valores conjeturales como si fuesen verdaderos.

EL VISIBLE DISGUSTO DE FANTINO

Por supuesto que esta explicación no convenció en nada a Alejandro Fantino, quien prontamente interrumpió a Burgueño para dudar de sus afirmaciones, cuya sensatez no respondían al espíritu final del programa "Animales Sueltos", que a juzgar por su historia, justamente no es informar con datos ciertos, sino aventurar las situaciones que más convengan a otros fines políticos, y si el daño colateral es provocar corridas inflacionarias aún peores a las reales... aún mejor.

La frase "Gracias, Carlitos" que provocó la huida rauda frente a cámaras del periodista que había osado contradecir el discurso oficial del programa, marcaron cual será la línea que tendrá que asumir cualquier comunicador que pertenezca a ese núcleo de Animales Sueltos de aquí a 2023.

"Vení Burgueño, porque esto es información y está muy bueno para tener data de como están las cosas", introdujo Fantino a su panelista invitándolo a pasar al frente.

"Yo creo que hasta mayo o junio está bien que los bancos y las consultoras hagan su proyección. Son serias, son profesionales, pero también tienen que vender algo, tienen que vender una proyección, porque si no... ", comenzó Carlos Burgueño a poner en su lugar los datos de futura inflación, que hasta ese momento, anteriores panelistas daban como verdades reveladas por consultoras.

YouCut_20220510_100228272.mp4

El nuevo Animales Sueltos con los mismos objetivos de siempre. Comenzó Alejandro Fantino con el tema de la inflación, y lo que dijo uno de sus panelistas no le gustó nada.

"Es imposible proyectar la inflación hasta fin de año. Si se puede decir que va a ser muy alta, y el 60% de piso, está bastante bien", agregó luego, ante una escudriñadora mirada de Alejandro Fantino como "midiendo" al nuevo integrante del panel de Animales Sueltos.

NUNCA PRUDENTE, SIEMPRE IMPRUDENTE

"Ahora, ¿Cuánto va a ser en el año?, Y, yo sería muy prudente. Porque si yo digo que la inflación va a ser el 80, y vos también lo decís, y lo empezamos a repetir todos, y se empieza a replicar en la economía, el que tiene que tomar mañana una decisión sobre costos, sobre salarios, sobre su propia empresa, puede empezar a asustarse y decir: No, empecemos a trabajar con una inflación de 80".

Y hasta allí llegó su argumento, porque enseguida Alejandro Fantino lo interrumpió cuando advirtió que por ese andarivel, nada funcional al discurso que pretendía instalar para 'echar nafta sobre el incendio', el proyecto de generar más caos e incertidumbre de la que ya existe, se iba por la borda con las afirmaciones de su nuevo panelista.

Entonces irrumpió: "Está bien, hermano, pero ahí ¿que hacemos?, y le pregunto a toda la mesa de periodistas. Porque ahí de nuevo... Perdón Carlos nosotros venimos acá a hacer un programa. Yo Le prometí a la audiencia con mucha humildad interpretar o leer los mapas del día a día con ustedes. Si vos tenés el dato y el dato da que podría estar por encima del 65 o el 70%, ¿qué culpa tenemos nosotros sí del otro lado hay un tipo que remarca?", argumentó Fantino con la lógica de quien tira la piedra y esconde la mano.

Entonces Burgueño replicó: "Porque es una especulación, no es un hecho atómico", queriendo explicar que las proyecciones de consultoras no son sucesos fácticos, sino augurios o presagios basados también en hechos e intereses políticos y económicos.

"Son muchas consultoras que creen que la inflación va a ser muy alta pero es un hecho que todavía no ocurrió", explicó el periodista económico, en la última intervención que le fue permitida.

Lo siguiente que escuchó de parte de Alejandro Fantino fue ese "Gracias, Carlitos" con el que se titula este artículo y que lo hacía volver a su "pupitre" de Animales Sueltos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión