Política y Economía
UNITARISMO VS. FEDERALIZACIÓN

Polémica por la "opulencia" y los privilegios de Capital Federal

Desde Juntos por el Cambio salieron a criticar duramente las palabras de Alberto Fernández, que reconoció los privilegios que tiene la Ciudad Autónoma de Buenos Aires respecto a las demás provincias, y llamó a una federalización. "Hay que nivelar para arriba" dijo Rodríguez Larreta.

Desde Juntos por el Cambio criticaron duramente las palabras del presidente Alberto Fernández, quien en el acto del acuerdo por la federalización de a Hidrovía Paraná-Paraguay señaló que Buenos Aires es "una ciudad que nos llena de culpa, de verla tan opulenta, tan desigual y tan injusta con el resto de las provincias".

El cuestionamiento del presidente a los históricos beneficios de la ciudad con mayor presupuesto del país no sentó bien entre los referentes del partido que la gobierna hace 13 años y que constituyó allí el bastión con el que llegó a la presidencia entre 2015 y 2019.

TE PUEDE INTERESAR

Alberto Fernández se refirió al unitarismo y llamó a la federalización del país. “Siempre soñé con el momento en que Buenos Aires le devuelva al resto del país todo lo que este le dio”, manifestó el criado en La Paternal y contó que se siente "muy feliz de ser el más federal de los porteños, y lo digo porque nací y crecí en una ciudad opulenta, que tiene el ingreso per cápita de las capitales más importantes de Europa, que se ha desarrollado a merced del esfuerzo de toda la Argentina".

Desde Juntos por el Cambio lo sintieron como una estocada. Y así salieron a defender los privilegios de la única ciudad del país que es autónoma, y que cuenta con el 1,9% de la coparticipación nacional.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, señaló que "Preocupa que su modelo de gobernador sea Insfrán. Gobernaron 33 de los últimos 37 años la PBA y crearon la mayor desigualdad del país". Además, le pidió al presidente que "no iguale para abajo".

En un tono más conciliador, pero igual de crítico, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta le pidió a Alberto en una entrevista con Radio Mitre que “si hay diferencias y desigualdad con la Capital debemos buscar que ese desarrollo llegue a toda la Argentina, porque nuestra idea es igualar para arriba”.

Aunque desde Juntos por el Cambio destaquen que la "opulencia" de la ciudad se debe a una exitosa gestión, los privilegios de Capital Federal existen. Es el caso de la seguridad, donde resalta una de las discriminaciones más notorias respecto a las Provincias. Es que históricamente, la seguridad de CABA estuvo a cargo de la Policía Federal, íntegramente financiada por Nación.

A diferencia de la Provincia, que cubre los gastos de la Policía Bonaerense en todo el territorio, en la Ciudad aprovecharon a las fuerzas federales. Para colmo, en 2017 Macri transfirió por decreto 17 mil millones a la Ciudad que gobierna su partido para financiar la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, en reemplazo de la Policía Metropolitana. Desde entonces, es financiada por Nación.

El rencor del otro lado de la General Paz es notorio. La provincia de Buenos Aires, que debe hacerse cargo del conurbano bonaerense, no sólo debe financiar a la Policía Bonaerense, sino que además es perjudicada con la coparticipación respecto a las demás provincias, incluída CABA que además absorbió una parte de la coparticipación secundaria gracias a un decreto de Macri.

Duhalde pretendió subsanar la discriminación en la coparticipación y lograr un Fondo del Conurbano. El entonces presidente Menem se lo otorgó en 1992, pero desde 1996 está congelado y con un tope de $650 millones anuales. Una vez más, la Provincia salió perjudicada.

En las tarifas de los servicios públicos también salen beneficiados los porteños, que cuentan con mayores subsidios que en el resto del país. El precio del combustible y el gasoil es otro item donde en Capital es más barato que en el resto del país.

 Y, acaso mayor el beneficio económico y el de más larga data: Las arcas porteñas se benefician de los impuestos que aportan las casas matrices de las principales empresas radicadas en el país, pese a que la mayoría no realiza su actividad productiva en la Ciudad y sólo tienen en Capital Federal sus oficinas y, consecuentemente, el domicilio fiscal.

La pandemia de Covid-19 no fue la excepción. Larreta aprovecha la diferencia de color con el Gobierno Nacional y Provincial, y "se permite" tener un ratio de 3.000 contagiados cada 100.000 habitantes sin mantener una cuarentena estricta, y abre cada vez más actividades. De esa forma genera un polo de actividades que obliga a los habitantes del Gran Buenos Aires a movilizarse hasta la ciudad para trabajar, exponerse al virus y llevarlo de vuelta al interior. Así y todo, la Provincia tiene menos de 1.400 casos cada 100.000 habitantes, la mitad que el distrito de Larreta.

Alberto puso el dedo en la llaga. En lugar de reconocer sus históricos privilegios, desde Juntos por el Cambio agitaron en las redes sociales una profundización de la grieta y la discriminación hacia el conurbano bonaerense, del que tantas veces se sirve la Capital para la mano de obra y para radicar las industrias que producen en PBA pero facturan y tributan en CABA. En 2020, una vez más se retoma la histórica discusión entre Unitarios y Federales.   

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión