Política y Economía
CAMPAÑA Y ECONOMÍA

El presidente visita una fábrica cerrada durante el macrismo

Se trata de Penalty, la empresa brasileña que tiene su planta en Chivilcoy. Alberto Fernández apuesta todo en la previa de las PASO.

El presidente Alberto Fernández estará hoy en territorio bonaerense, específicamente en Chivilcoy, donde recorrerá las instalaciones de Penalty, la fábrica de indumentaria y calzado deportivo que cerró en 2018 y volvió a reactivarse en mayo de este año.

La planta se ubica en el Parque Industrial de esa localidad de la Cuarta sección electoral, a cargo del intendente Guillermo Britos, y el primer mandatario llegará allí a las 11.30 horas.

TE PUEDE INTERESAR

Allí se ubican las instalaciones de la firma Bicontinentar Footwear Technologies, ex Paquetá, líder en la fabricación de calzado deportivo de alta tecnología, con capacidad para producir hasta 10 millones de pares por año.

Según informaron desde la Casa Rosada, acompañarán al presidente el secretario de Industria, Ariel Schale, y el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, que fue clave en la negociación.

"Nuestro objetivo es impulsar la producción nacional mediante ensamble de partes y componentes, como suelas y capelladas, como también productos terminados 100% nacionales orientados al calzado e indumentaria", aseguró el presidente de Penalty Argentina, Emerson Shiromaru.

Embed

Además de los botines, la empresa dedicará parte de la producción textil a la confección de indumentaria deportiva, dedicando cada una de las plantas a un segmento en particular del proceso.

Actualmente, la empresa tiene dos líneas de montaje de 100 trabajadores que operan las marcas Joma, Diadora, Olympikus, Athix y próximamente Penalty y New Balance.

"Estamos muy contentos de anunciar el regreso de la producción en el país, hemos sido muy bien recibidos y tuvimos un gran apoyo para la viabilidad de este proyecto por parte de la Secretaría de Industria y el Ministerio de Desarrollo Productivo", dijo el empresario y aseguró que la empresa "apuesta a la industria nacional, generando mano de obra y puestos de trabajo para la industria y los comercios".

Cabe recordar que Penalty llegó al país en 1998 y 20 años después, en diciembre de 2018, padeció las consecuencias de la apertura importadora, y debió cerrar sus fábricas de Florencio Varela.

En marzo de este año la empresa de capitales argentinos, Bicontinentar Footwear Technologies, volvió a reabrir la fábrica que pertenecía a Paquetá, que por años le produjo a grandes marcas, y desde allí es donde Penalty producirá sus botines para abastecer al mercado interno.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión