Política y Economía
CORONAVIRUS, SEGUNDA OLA

Detrás de escena político del anuncio de Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández anunció medidas para frenar al coronavirus, pero también hubo un mensaje político.

Tras dos días con récord de contagios, finalmente el gobierno de Alberto Fernández decidió avanzar con algunas medidas para intentar frenar el crecimiento de casos de coronavirus. La mira está puesta en los jóvenes, el objetivo en los adultos mayores y la esperanza en las vacunas.

"¿Ninguno tenía un casamiento este fin de semana, no?", bromeaba por los pasillos de la Casa Rosada un alto funcionario que trabajó a distancia con el Presidente para pensar las medidas.

TE PUEDE INTERESAR

Con los anuncios de hoy, Alberto Fernández eligió ponerse nuevamente en el centro de la escena. En algunos funcionarios del Gobierno incomodaba que la oposición tomara protagonismo en la opinión pública, con el rechazo a medidas que sí se iban a anunciar, pero no eran conocidas. A eso le contestó hoy el Presidente cuando dijo: "No se puede hacer política con la pandemia".

Principalmente la demora para que llegaran las nuevas medidas se debió a la búsqueda de un acuerdo entre Provincia y Ciudad para el AMBA. Ambos distritos coincidían en tomar medidas en conjunto pero no lograban definir el horario del cierre y la severidad de las restricciones a la circulación, es decir, ajustar los últimos detalles.

"Nos pusimos de acuerdo en la mayoría de las cosas, eso es importante, ahora falta que el Gobierno defina lo que falta en un DNU y nosotros lo debemos aceptar", reconocieron en diálogo con INFOCIELO, funcionarios del Gobierno de la Ciudad.

WhatsApp Image 2021-04-07 at 6.46.36 PM.jpeg
Alberto Fernández desde la quinta de Olivos

Alberto Fernández desde la quinta de Olivos

"Las medidas las toma el Gobierno nacional y la Ciudad debe aceptar, no puede haber replanteo", enfatizaron hoy funcionarios del Gabinete. Sobre esta diferencia que tenían con la gestión de Rodríguez Larreta señalaron: "Las normas son así (por el DNU que se publicará en el Boletín Oficial), hemos sido cuidadosos para que los comercios puedan atender hasta las 23. Un horario que permita cuidar el trabajo".

Si bien esta semana, las autoridades sanitarias bonaerenses y porteñas se reunieron dos veces en Casa Rosada en busca de acuerdos, las negociaciones llevaban varias semanas entre segundas líneas. Finalmente, se decidió que "las fuerzas de seguridad van a ser las encargadas de fiscalizar que se cumplan las nuevas normas" y que las restricciones son entre las 23 y las 6 de la mañana.

Pero en el Gobierno ya no hablan de multas, ni de altas penas para quienes incumplan las medidas de prevención, cómo sí lo hacía el Alberto Fernández en la primera parte de la lucha contra la pandemia. Explican que "un DNU no puede crear nuevas penas" pero sí "las fuerzas de seguridad de las provincias pueden poner a disposición a las personas si cometen algún posible delito tipificado en el Código Penal". Es decir, no va a haber una persecución a quien circule por la calle un sábado de abril a las tres de la mañana.

Con estas medidas en la Casa Rosada se muestran confiados que bajarán los contagios en los jóvenes, aunque varios funcionarios sospechan que seguirán las juntadas en casas. "Vamos a insistir para que la gente se junte solo en espacio público, porque ahí sí es dónde se pueden cumplir los protocolos en los domicilios privados, no".

La otra parte del plan consiste en conseguir más vacunas. "Abril va a ser clave, estoy convencido", le dijo a INFOCIELO un funcionario que día a día trabaja en la llegada de nuevas dosis. Además, comienzan a notar que "la curva de contagios en las personas mayores de 67 años (el grupo que más vacunas recibió) está aplanada". "Ahora hay que apuntar a los jóvenes".

"Buscamos tres semanas de tiempo para vacunar, como lo hicimos hace un año para rearmar el sistema de salud", insisten.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión