Agro
PRODUCCIÓN

5 formas en que la innovación tecnológica optimiza la agricultura

Los procesos vinculados a la agricultura se mantienen en actualización constante. Conocé algunas de las innovaciones clave.

Si bien la agricultura es la forma más antigua de alimentación, su historia no está exenta de innovación. Desde que se volvió una actividad económica, esta área de desarrollo se actualiza constantemente en busca de una optimización del trabajo y la productividad.

En la actualidad, existe toda una serie de recursos pensados para mejorar todas las etapas de producción y facilitar las labores del campo. Dependiendo de las necesidades específicas de cada caso, la incorporación de herramientas tecnológicas ayuda de diversas maneras.

TE PUEDE INTERESAR

En esta nota, repasamos cinco formas en que la innovación tecnológica ayuda a optimizar la actividad agrícola.

1. Mejores condiciones de trabajo

Una de las principales ventajas de incorporar tecnología a la actividad agraria es la mejora de las condiciones de trabajo. Uno de los antecedentes más importantes en ese sentido es la llegada de los tractores y arados mecánicos, que cambiaron el destino de la siembra.

Incluso en sitios menos urbanizados es posible gestionar metodologías optimizadoras, mediante la compra de un generador eléctrico que posibilite el uso de luminaria y sistemas de riego. Los sistemas de monitoreo satelital, por su parte, facilitan notablemente las labores de control.

2. Independencia de las condiciones irregulares

El destino de una cosecha dependió, históricamente, de las condiciones climáticas, geológicas y laborales. Sin embargo, la innovación permite tomar acciones para lograr independencia.

Comprar un tanque de agua e instalar un sistema de regadío puede, por mencionar un caso, mantener la humedad en época de sequía. Lo mismo ocurre con el monitoreo del suelo, que posibilita añadir fertilizantes y nutrientes para mejorar el crecimiento de la siembra.

3. Precaución

La tecnología agraria posibilita, por otra parte, tomar medidas preventivas para la optimización de las cosechas. La observación aérea mediante drones, por ejemplo, ayuda a obtener imágenes de alta calidad que permiten identificar necesidades de fertilización.

Con los sistemas de monitoreo, además, es posible prever el destino de futuras cosechas, con base en el registro automático. De esa forma, en cada ocasión puede mejorarse el protocolo de trabajo y obtener mejores resultados.

4. Ahorro

El ahorro es uno de los mayores beneficios de innovar en el área agrícola, sobre todo en términos de tiempo. Instrumentos como drones y arados optimizan los procesos de siembra y cosecha, que se ejecutan en menos tiempo y de manera más productiva.

En cuanto al ahorro de recursos, las herramientas de monitoreo posibilitan reducir las cantidades de fertilizantes y otros químicos, al aumentar la especificidad. Esto, al mismo tiempo, reduce los vestidos en las napas acuíferas y ríos, reduciendo la contaminación.

5. Especificidad

La especificidad es otra ventaja de incorporar recursos tecnológicos en la actividad agrícola. El monitoreo de la siembra, distribución de recursos como el agua y los pilotos automáticos de alta precisión cambiaron notablemente el destino de la agricultura.

Estos recursos posibilitan controlar el estado del suelo y registrar los procesos de siembra y cosecha, entre otras acciones. Esto posibilita adelantarse y distribuir el presupuesto y labores con puntualidad y efectividad.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión