Política y Economía
DEUDA EXTERNA

Acuerdo con el FMI: expectativa por viaje de misión argentina a Washington

El gobierno argentino se apresta a concluir un acuerdo con el FMI, y una misión viaja a Washington para definir cuestiones técnicas.

El gobierno nacional busca acelerar la concreción de un acuerdo con el FMI para la renegociación de la deuda que el país mantiene con el organismo, y desde el ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán comunicaron que una comitiva de sus funcionarios, en conjunto con sus pares del Banco Central, viajarán el sábado a Washington para definir cuestiones técnicas.

Desde el Palacio de Hacienda señalaron que con el viaje buscan “continuar avanzando en los entendimientos técnicos en el marco de las negociaciones con ese organismo multilateral de crédito, para un programa que permita refinanciar el préstamo tomado en 2018”.

TE PUEDE INTERESAR

La noticia fue bien recibida por el mercado bursátil en el que las acciones y bonos argentinos cerraron en alza, a la vez que el dólar blue tuvo la mayor caída de su valor en las últimas tres semanas.

En esta dirección, el próximo lunes el gobierno presentaría el programa económico plurianual en el Congreso de la Nación, de acuerdo al anuncio que realizó el propio presidente Alberto Fernández apenas se conocían los resultados de las pasadas elecciones legislativas. Si bien el programa no es definitorio, en conjunto con el presupuesto para 2022 se podrán conocer cuáles son los lineamientos concretos del acuerdo con el FMI.

La rúbrica del acuerdo parece así asegurada, por lo menos por parte del gobierno nacional, sobre todo desde la difusión de la última carta de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que aseguró que respalda un acuerdo con el FMI aunque aclaró que "la lapicera la tiene el presidente".

Además, la vicepresidenta recordó en dicha oportunidad que, a partir de la sanción el año pasado de la Ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, debe ser el propio Congreso de la Nación el que avale o no el acuerdo con el FMI. Y para ello el gobierno extendió las sesiones ordinarias del Congreso hasta el 31 de diciembre.

En esa línea circuló también el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, de quien trascendió que durante una conversación con importantes empresarios llevada a cabo la semana pasada, el gobierno está dispuesto a concretar un acuerdo "por todos los medios".

De esta forma, si el gobierno consigue llevar a cabo sus manifiestas intenciones, el país alcanzará el acuerdo número 24 de su historia con el organismo multilateral de crédito.

¿Cuál es la deuda?

El gobierno de Mauricio Macri acordó en junio de 2018 la concreción de un programa Stand By con el FMI por U$$50.000 millones, que fue ampliado en otros U$S 7.000 millones en octubre de ese año. Lo que configuró el préstamo más grande que el FMI otorgó a un país desde su creación tras la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, se alcanzaron a desembolsar un total de U$S44.154 millones, en tanto que fue el presidente Fernández quien pidió frenar los desembolsos restantes para no continuar agigantando la deuda. Y eso es lo que Argentina deberá renegociar, ya que los plazos de vencimientos del acuerdo original le resultan imposibles de afrontar.

“Estamos haciendo todos los esfuerzos para que las autoridades del organismo acepte un acuerdo que nos permita continuar con este proceso de crecimiento económico que hemos comenzado”, expresó Martín Guzmán, y aseguró que “el principal escollo para mantener la estabilidad es la deuda con el FMI".

Si bien en los últimos días circularon diversas versiones acerca de las exigencias que impondría el FMI, tales como la reducción del déficit fiscal o bien la reducción de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo, es dable que el acuerdo resultante implique condicionamientos al crecimiento económico de Argentina, y por eso Guzmán se enfoque en hablar de "estabilidad".

¿Existen alternativas al pago?

En la actualidad, entre las fuerzas políticas parece haber un consenso en que la renegocación de la deuda con el FMI es la única salida viable para la crisis económica y social que atraviesa el país, con escasas voces disonantes como las de algunos sectores del propio Frente de Todos o bien de la tercera fuerza nacional, el FITU.

Sin embargo, fue el propio Alberto Fernández quien al comienzo de su gestión impulsó la idea de que la deuda era "ilegítima" e incluso propició una querella para investigar el proceso de endeudamiento y fuga de capitales acontecido entre mayo de 2018 y su asunción.

"Endeudar al país de ese modo, permitir que los dólares que ingresaron solo hayan acrecentado la más asombrosa fuga de divisas que nuestra historia registra, y que la toma de semejantes créditos haya sido resuelta entre gallos y medias noches(...), no puede ser visto de otro modo que no sea una administración fraudulenta y una malversación de caudales públicos", aseveró Fernández en su primera apertura de sesiones del Congreso de la Nación.

En esa dirección, una investigación del Banco Central determinó que "en la etapa de aceleración de salida de capitales, a partir de mayo de 2018, la formación de activos externos (FAE) alcanzó los USD 45.100 millones". Es decir que la fuga de capitales -lo que en lenguaje técnico se denomina FAE-, a partir de la firma del acuerdo con el FMI tuvo un monto semejante a lo desembolsado por el organismo, un mecanismo expresamente prohibido por el propio estatuto del Fondo.

Por eso, para el economista y ex jefe de la UIF durante el gobierno de Cristina Kirchner, José Sbatella, "no se está aprovechando la situación de debilidad que generó el Fondo por este préstamo". A su criterio, "lo mínimo que hay que hacer es esperar a que se resuelvan las investigaciones judiciales, como para empezar a devolver". O sea, que los pagos se demorarían bastante más que lo que se apresta el gobierno a acordar.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión