El arcaico proceder de AFA ante los casos de abuso