Política y Economía
POR GRAVES PROBLEMAS TÉCNICOS

Auditan obras de ABSA hechas por María Eugenia Vidal

Se trata de las obras de ABSA en la planta potabilizadora de Punta Lara y de la construcción del Acueducto Norte de La Plata, el cual "nunca pudo ser operado".

La empresa Aguas Bonaerenses SA (ABSA) informó la suscripción de un convenio para la realización de una auditoria externa sobre importantes obras realizadas durante el gobierno de María Eugenia Vidal, tras detectar severas irregularidades.

Se trata, por un lado, del reacondicionamiento de la Planta Potabilizadora de Agua Donato Gerardi, ubicada en Punta Lara, Ensenada, la cual se llevó a cabo en abril de 2019 y "presenta graves problemas técnicos desde hace varios meses", según indicó la empresa en un comunicado.

TE PUEDE INTERESAR

Por el otro, de la construcción del Acueducto Norte, obra con la que la gestión de Vidal prometió terminar con los problemas de provisión de agua de unos 30 mil vecinos de los barrios de Gonnet y Villa Castells de La Plata, y que se inició en 2017 con una inversión de 83 millones de pesos.

El convenio por la realización de la auditoria fue firmado por el decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, Alejandro Martínez, la cual llevará a cabo una auditoría completa sobre dichas obras.

El presidente de ABSA, Germán Ciucci, señaló que, desde su asunción, detectaron problemas en las obras ejecutadas por el macrismo, “situación que nos obliga a pedir una auditoría externa para que pueda evaluar si existen problemas técnicos".

Obras mal hechas, ¿y algo más?

ABSA informó, además, que rescindirá el contrato con las empresas constructoras del Acueducto Norte, debido a que "el conducto, que nunca pudo ser operado a tal fin, generó un constante gasto en reparaciones inconducentes que obligaron a reducir su operatividad".

"Continúa presentando graves irregularidades de carácter permanente que imposibilitan servir a los usuarios destinatarios de la obra. El monto de las reparaciones excede los 53 millones de pesos sin que ninguna de ellas garantice la correcta operación del conducto. Muy por el contrario, la fragilidad de la cañería nunca permitió su funcionamiento pleno", explicaron.

Las obras fueron hechas a partir de una Unión Transitoria de Empresas (UTE), entre Coninsa SA y Mario Caroleo SA, una empresa que muchos vinculan al importante empresario mediático platense, Raúl Kraiselburd. Las mismas fueron pagadas por ABSA, pero no lograron superar la instancia de las pruebas hidráulicas.

Asimismo, según pudo saber INFOCIELO, en ABSA siguen de cerca la relación los responsables de la inspección de las obras y la constructora Coninsa. En concreto, pusieron la lupa sobre una relación familiar.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión