Política y Economía
“ES UNA TRAMPA MORTAL”

“Estoy vivo gracias a Cortés”: el dramático relato del abogado que se accidentó después del intendente

El auto de Humberto Pastor volcó y frenó la caída con el del intendente Cortés, quien había chocado hacía pocos minutos antes. Eso, cree el abogado, le “salvó la vida”. “Eso es una boca de lobo, es una trampa mortal”, describió a la rotonda que aparece en la ruta provincial Nº 6 a la altura de San Vicente.

Minutos después del accidente que se cobró la vida del intendente de Hipólito Yrigoyen, Jorge Cortés, otro auto se despistó y terminó volcando en el exacto mismo lugar. El conductor, que sólo pasó un mal momento, ahora asegura que “gracias a Cortés”, él “está vivo”.

Humberto Pastor es un abogado platense que el pasado miércoles 21 volvía para su ciudad y a la altura de San Nicolás, se topó con una rotonda “mal señalizada y poco iluminada”. Su auto intentó esquivarlo a gran velocidad, lo que le provocó el vuelco.

Pero, para Pastor, aquello no se transformó en otra tragedia gracias al automóvil del intendente Cortés, que todavía se encontraba en el lugar y frenó el impacto.

“Renací. Gracias a la virgen y a Cortés, estoy vivo”, aseguró con alivio Pastor, en diálogo con LA CIELO (103.5).

“Yo podría haber terminado en el zanjón igual que él. Ese accidente había ocurrido quince minutos antes del mío y cuando ves el BMW (de Cortés) a la derecha de la banquina…eso ha hecho una suerte de terraplén, en el que el auto voló y cayó dando vuelta”, dijo el abogado y agregó: “A mí me paró el otro auto”.

Para Pastor, el lugar en donde el intendente perdió la vida y él protagonizó otro accidente, se trata de una verdadera “boca de lobo”. “Eso es una boca de lobo, es una trampa mortal. No es que Cortés y yo somos idiotas que no sabemos manejar”, se expresó el letrado.

Jorge Cortés. 

El abogado explicó que el camino desde Mercedes hacia San Nicolás dispone de al menos dos rotondas “perfectamente iluminadas”, pero que a la altura del kilómetro 68, la rotonda carece de luces y señalización, lo que provoca constantes accidentes.

“En la otra vas a 120 km –yo calculo que Cortés fue más ligero- y atendiendo perfectamente al camino y a diez metros, de golpe, ves la rotonda porque no hay luces ni señalización. Ese es el problema. Es una trampa mortal nocturna”, sostuvo Pastor.

“La desidia es tremenda, porque si vos le preguntás a la gente de ahí, tenés todas las semanas un nuevo caso”, cerró.

TE PUEDE INTERESAR

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión