MIRALO EN VIVO ESCUCHALA EN VIVO
Lunes 23
Octubre de 2017
EN CALIENTE
#SANTIAGO MALDONADO #LEGISLATIVAS 2017
INFOCIELO.COM » Pido la Palabra » 22-09-2017

Evita nos dio el voto, Cristina la participación

 

Setenta años después de la gran conquista social del voto femenino, impulsado por Evita en 1947 durante el primer gobierno peronista y puesto en práctica en la elecciones de 1951, debemos decir que marcó un punto de inflexión en el cambio de rol de la mujer en la sociedad argentina. Fue aceptar, por una parte, la actividad habitualmente silenciosa pero indudablemente importante de la mujer en la cotidianeidad, como resultado de una estructura tradicional que le asignaba el rol de artífice y sostén del hogar y de la crianza de los hijos, y reconocer, por otra parte, su lucha infatigable para obtener un lugar destacado en la organización institucional del país.
Evita jugó un papel fundamental, no sólo en la ley del voto femenino, sino en la participación de la mujer en la actividad política, a través de la fundación que presidió y la creación del Partido Peronista Femenino.

Concebía a la mujer como sujeto de las transformaciones que se estaban realizando en ese proceso histórico, y aseguraba “que el voto, es decir la política, no es un fin sino un medio. La expresión electoral es insuficiente para asegurar la integración plena e igualitaria de la mujer a todas las actividades y niveles de decisión… La incorporación integral de la mujer exige el desarrollo de su potencial humano y político; el análisis de los medios para su capacitación técnica y profesional y la solución de las condiciones de su vida cotidiana”.

Para Evita el voto era un elemento que se consagraba para transformar otros valores, actitudes y tabúes tradicionales respecto de la mujer como ser subordinado. Un debate que debía darse, sí o sí, en un proceso político que había llegado para transformar los sedimentos tradicionales y llevar justicia a los sectores más vulnerables.

Después de muchos años, nuevamente, el peronismo, la política y la mujer, sintonizaban para producir otro hecho histórico: la primera mujer electa como Presidenta de la Nación. Hablamos de Cristina Fernández de Kirchner, líder y estadista que le asignó a la mujer un papel fundamental, en pos de consolidar una patria cada vez más igualitaria.

En este tiempo de nuevas luchas como el Ni Una Menos, con permanentes desafíos, muchas mujeres de diversos espacios políticos pusieron el debate “Una y Uno”, que busca una representación equilibrada de mujeres y hombres en las listas legislativas. Este año se transformó en Ley en la legislatura provincial y quedó pendiente en el Congreso Nacional. Cristina recogió el guante y plasmó en la boleta que encabeza, en todas sus categorías, la fórmula que permite a la mujer tener el mismo grado de participación que los hombres.

Las banderas de igualdad de género deben estar más arriba que nunca, y hay que encarar todas las luchas con el empuje y compromiso de estas mujeres que marcaron la historia para siempre.

*La autora es primera candidata a concejal por Unidad Ciudadana en La Plata.

SUMARIO