MIRALO EN VIVO ESCUCHALA EN VIVO
Domingo 24
Septiembre de 2017
EN CALIENTE
#SANTIAGO MALDONADO #INUNDACIONES #VIOLENCIA DE GéNERO #LEGISLATIVAS 2017
INFOCIELO.COM » Política » 13-09-2017

#SantiagoMaldonado: El discurso de Bullrich, desde el factor RAM hasta el gendarme suelto

El Gobierno, a través de la ministra Patricia Bullrich, pasó de atribuir la desaparición de Santiago a una refriega con un puestero a abonar la teoría del gendarme suelto. Mirá el resumen de sus declaraciones.

“No hay ningún indicio de que Gendarmería haya detenido a Santiago Maldonado”, fue una de las primeras frases que Patricia Bullrich deslizó sobre el caso allá por el 7 de agosto. Fue unos seis días después de que se conociera la desaparición del joven artesano y resaltó junto al secretario de seguridad interior, Gerardo Milman: “la investigación es compleja porque la comunidad no presta mucha colaboración en función de sus propios ritos y creencias”.

A su vez, frente al periodista Nicolas Wiñazky la responsable de la cartera de seguridad confirmó que “atrás de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) hay una organización inglesa que es su principal aportante. Lo tenemos absolutamente confirmado“. En esos momentos, la postura del gobierno iba camino a desacreditar a algunos de los principales testigos que afirmaban que Santiago había participado del corte de ruta donde la fuerza nacional reprimió a los mapuches.

Seguidamente, el 11 de agosto la oposición empezó a hacer eje en la carátula del caso sobre “desaparición forzada”. El gobierno, por su lado, decía en voz de la ministra Bullrich: “de ninguna manera vamos a aceptar que se plantee que esta es una desaparición forzosa, en la medida que eso es una construcción”.

La jefa de la cartera de seguridad continuó con su derrotero de declaraciones al acercarse al Senado de la Nación para dar cuenta de la búsqueda que ya había tomado carácter internacional y preocupaba por su repercusión social en el país. “No voy a cometer la injusticia de tirar un gendarme por la ventana para sacarme responsabilidades”, declaró la funcionaria que dejó en claro que no iba a separar a ningún agente de la fuerza.

Pasado 10 días de esa última declaración Bullrich siguió con la defensa a ultranza del accionar de su personal y explicó: “no vamos a acusar a la Gendarmería si no está siendo acusada por el juez, que más bien parece indicarnos un camino contrario”. Y agregó, “trabajamos para saber la verdad. Y si hubiese algún tipo de responsabilidad, vamos a actuar con toda la fuerza de la ley. Y si no, esperamos que los que acusaron sin fundamento sepan reconocerlo”.

Invitada al programa de Mirtha Legrand, la funcionaria -que a esa altura se encontraba acompañada de otros miembros del gabinete de Mauricio Macri en declaraciones que iban hacia un mismo lugar- expresó que “tenía la fuerte convicción de que la fuerza de seguridad no tuvo nada que ver con la desaparición”.

A su vez, planteó una de las hipótesis que hasta ese momento sostenían la defensa de la Gendarmería antes de terminar el mes de agosto y que iban direccionadas a que no estaba definido que Santiago haya estado en el lugar donde aconteció el desalojo de la ruta cortada por los mapuches. “Nosotros no sabemos si él estaba en Chubut”, comentaba la ministra.

Finalmente, en el programa de los almuerzos la responsable de la seguridad nacional exponía que estaba “segura porque se realizó un trabajo de interrogatorio profundo sobre los 40 gendarmes para encontrar contradicciones. Tengo una fuerte convicción de que la Gendarmería no fue”. Además, volvió a criticar la carátula de “desaparición forzada” al pensar que “endilgarle esa idea a un gobierno democrático es una cuestión fuera de lugar”.

Ya con los familiares de Maldonado en contra del gobierno y desestimando todo tipo de dialogo, la ministra continuó -habiendo pasado un mes de la desaparición- intentando correr el foco de las acusaciones hacia la fuerza que ella conducía y resaltaba el escrito de la fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila, diciendo: “Lo de la desaparición forzada es la forma en la que los organismos en los derechos humanos presentaron la causa. Ahora, cuando uno lee el informe de la fiscalía para ser presentada a la Organización de Naciones Unidas, en ningún momento se refuerza esa teoría“.

Luego de la marcha por la aparición con vida del artesano y en un clima totalmente desfavorable para las teorías que elucubraba el gobierno, el jefe de gobierno, Marcos Peña, asistía al Congreso nacional para dar su informe de gestión donde se colaba el tema. “Es irresponsable atacar a la institución de la Gendarmería que es una institución muy respetada y querida en nuestro país”, ratificaba el funcionario que apoyaba con su voz los dichos de Bullrich.

Ante este panorama, Victoria Donda, disparó contra la ministra sosteniendo que en el encuentro con los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos que se mantuvo en la cámara baja, la propia Patricia Bullrich advirtió que “por ahí a algún gendarme se le pudo haber ido la mano” cuando se realizó el operativo en Esquel del que participó Maldonado.

El coordinador de políticas públicas de la Jefatura de Gabinete, Hernán Iglesias Illa, manifestó en una entrevista radial otra declaración que empezó con el viraje del discurso gubernamental sobre la causa: “puede haber pasado que algún gendarme suelto le haya pegado sin saber que lo estaba hiriendo gravemente”.

Por último, en el programa de Jorge Lanata la ministra -que a esta altura tambalea en una cuerda que dejó de estar tensa hace mucho- dio a conocer junto a su colega de la cartera de justicia, German Garavano, que se está haciendo foco en la investigación en siete gendarmes que fueron los que podrían haber estado más cerca del lugar donde los mapuches afirman vieron por última vez a Santiago Maldonado.

SUMARIO