MIRALO EN VIVO ESCUCHALA EN VIVO
Sábado 24
Junio de 2017
EN CALIENTE
#DESPIDOS #TARIFAZOS #LEGISLATIVAS 2017
INFOCIELO.COM » Judiciales y Policiales » 17-02-2017

Uno de los detenidos por el hackeo al twitter de Patricia Bullrich actuaba desde La Plata

Ricardo Damián Mirco Milski y Martín Trabucco tienen 25 y 45 años y ya fueron indagados. La Policía Federal los detuvo, un informe determinó el mecanismo que utilizaron para obtener la clave de acceso a la cuenta de la Ministra de Seguridad. Se les imputa el delito de “intimidación pública”.

Los procedimientos que ordenó el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 2, a cargo de Sebastián Ramos, se concretaron en dos domicilios, uno en el barrio porteño de Saavedra y otro en la Ciudad de La Plata.

"Nosotros, desde el principio, siempre dejamos en claro que aquel que infringe la ley paga las consecuencias por eso; no hay delitos sin sanción", señaló en un comunicado sobre las detenciones la ministra Bullrich.

La cuenta en la red social del pajarito de la ministra fue hackeada en enero, le adjudicaban a la funcionaria mensajes con fuertes críticas al gobierno nacional e insultos además de postear el número de teléfono de la funcionaria. El twitter de Bullrich tenía, en el momento del ataque informático, más de 320 mil seguidores.

Ricardo Damián Mirco Milski, se habría adjudicado la maniobra con el objetivo de "exponer la debilidad" del área de seguridad y utilizando el usuario "Niño Orsino". Mientras tanto Martín Trabucco, con antecedentes por "intimidaciones",  preside una empresa de seguridad informática.

En el marco de la investigación el juez Ramos accedió a un informe que determinó el hackeo de más de 30 correos electrónicos oficiales del Ministerio de Seguridad. Además se llevó a cabo un minucioso análisis de la cuenta personal de la ministra para detectar el modo en que se concretó el hackeo.

El informe de la División de Delitos Tecnológicos de la Policía Federal determinó que la intervención en la cuenta de Bullrich se habría producido a través de un mail enviado desde un correo electrónico falso, a nombre de la Embajada de Bolivia en Argentina, que a través de un documento ejecutable habilita el acceso a las contraseñas del titular de la cuenta que recibe el mensaje.

SUMARIO