MIRALO EN VIVO ESCUCHALA EN VIVO
Domingo 23
Abril de 2017
EN CALIENTE
#CONFLICTO DOCENTE #LEGISLATIVAS 2017
INFOCIELO.COM » Pido la Palabra » 07-02-2017

El oximorón de concursar la autonomía

Recientemente trascendió la idea de que el Gobierno Nacional, establecerá un sistema de premios y castigos para municipios. El federalismo no cabe en un ranking, es absolutamente irresponsable que las transferencias del Estado Nacional hacia los municipios sea vía concurso.

El sistema de implementación de premios y castigos, es  parte de la pesada herencia del Kirchnerismo, herencia que Cambiemos se ve tentado a mantener. Lo paradójico de esta nueva edición empresarial del látigo y la chequera, reside en que el Gobierno de Cambiemos, pretende desarrollar auditorias sobre las cuentas municipales en una clara ruptura de la autonomía municipal. Un sistema de premios y castigos sobre los municipios que cumplan los requisitos que el Gobierno Nacional disponga, tiene más que ver con un proyecto monárquico, que con el dialogo y el consenso democrático.

Otro problema, es el enfoque, el umbral de 50.000 habitantes como piso para ser parte del concurso por los fondos, tiene un sesgo negativo que margina a más de 90 municipios de la provincia de Buenos Aires, por lo cual parece desprenderse que para Cambiemos existen municipios de primera categoría y de segunda categoría, la autonomía municipal nuevamente víctima.

Lo que más me llama la atención es que esta idea, no es para nada nueva, es necesario que vayamos al anterior paso de Frigerio por la administración pública, cuando como Subsecretario de Programación Regional del menemismo, cuando pugnaba por establecer un sistema de premios y castigos para las provincias.

La idea de premios y castigos que impulsa el Gobierno Nacional, ya tiene su realidad efectiva en la provincia de Buenos Aires, la gobernadora castiga a los municipios que no gobierna Cambiemos, y no solo los margina de los beneficios, sino que hasta retrasa el giro de los fondos coparticipables. La discrecionalidad política en la distribución de los fondos públicos, es sin duda parte de la pesada herencia que el gobierno provincial pretende mantener.

Establecer un concurso voluntario es la negación de la política, es la anulación de las diferencias, y viene a establecer una suerte de libre competencia de los municipios por los recursos, aunque como resulta evidente la “mano invisible: es amarilla”.

Si la idea es premiar a los mejores gestores, me pregunto ¿qué castigo recibirá un gobierno que luego de un año de gestión,  consiguió el record de toma de los niveles de endeudamiento en dólares, duplico los niveles de inflación heredados, incremento el déficit fiscal del Estado,  aplico medidas brutales para el bolsillo de los argentinos, un tarifazo brutal que junto a la recesión de la economía significo que muchas pymes cerraran sus persianas y cientos de miles de vecinos quedarán sin trabajo?

Concursar la autonomía no solo es imposible, es un oximorón.

SUMARIO